Alíneate con la vida

Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp

Este es un momento de grandes decisiones. Debemos elegir si nos alineamos con la nueva Tierra, o si salimos de ella. Tienes libre albedrío y solo tú determinas tu propio camino, pero si estás aquí es válido suponer que deseas ser un trabajador de la luz y contribuir a la ascensión del planeta. En ese caso, lo primero que debes hacer es activarte.

Momento de grandes cambios

Este momento tuvo su origen tiempo atrás, y ahora nos encontramos al final de un proceso de transición. Grandes cantidades de energía en forma de luz líquida han sido derramadas hacia todos los seres de este planeta. Hemos sido bañados en ella y se han producido cambios en nuestro ADN.

Entonces, el cambio se empieza a producir en ti si aceptas esta luz líquida, Todo lo que has vivido, todo lo que has transitado, todo lo que has aprendido y todo lo que has sufrido te han traído hasta este aquí y ahora. Agradece todo lo sucedido en tu vida, porque ahora estás del lado de la luz.

Ahora podrás ver todos los cambios que están sucediendo en el planeta Tierra desde otra perspectiva. De hecho, con tus acciones puedes apoyar ese cambio. Siéntete grandiosa o grandioso, porque en realidad lo eres. Eres un trabajador de la luz y necesitamos de tu apoyo activo.

Decide alinearte con la luz

Al hacerlo, todo va a empezar a ser maravilloso en tu vida. Empezarás a disfrutar de esta Tierra nueva. Debo decirte que, como parte de este proceso de cambio, es posible que transites por cosas que no te gustarán. En esos momentos, observa solamente la belleza que hay en la Tierra, porque eso es lo que se va a manifestar en tu vida.

Es muy importante que te alinees con esa belleza. No pongas tu atención en ver, oír o leer situaciones que no estén en consonancia con la belleza. Toma acciones a partir de ahora con respecto a este punto.

Tú has decidido estar aquí

No estás aquí por azar. Es producto de una decisión personal que incluye formar parte activa de este proceso. Por lo tanto, todo lo que hagas en este momento es extremadamente importante. El cambio se producirá mediante el trabajo de todos; no es labor exclusiva de los maestros.

Los maestros están en una dimensión distinta, y tu tarea es unirte a ellos en ésta. Ellos nos apoyan con su radiación; de hecho, toda la luz que ha llegado proviene de ellos. Ahora toca anclarla en este plano físico.

Pide a tu Presencia Yo Soy que puedas ver esa inmensa cantidad de luz que ha llegado y sigue llegando a raudales. Recuerda siempre lo que dice Saint Germain en el Libro de Oro: La Presencia Yo Soy, que eres tú, tiene toda la inteligencia, el poder y la autoridad para dirigir conscientemente la energía a través de la actividad de tu mente.

Te invito a que ancles esta energía utilizando tu inteligencia, poder y autoridad para dirigirla conscientemente a través de la actividad de tu mente. Eso es todo; no tienes que hacer nada más. Ni ayunos, ni largas sesiones de meditación, ni dejar de comer esto o aquello, ni vestirte de blanco, ni colgar el tapiz de la flor de la vida en la pared.

Todo eso son actividades externas. Lo que en realidad necesitas es la actividad de tu mente para que conscientemente utilices la inteligencia, el poder y la autoridad para dirigir esta energía.

Recuerda que todo es mente. Deja de centrarte en actos externos, porque no se necesitan. Puedes apoyar con tu mente este proceso de anclaje de la energía con la que estamos siendo bañados.

Dirige la luz y ayuda a todos

Entonces, comprométete alineándote con esta energía. Empieza a dirigirla con tu inteligencia, tu poder y tu consciencia para anclarla en todo el planeta Tierra, expandiéndola y distribuyéndola a través de tu cuerpo.

Saint Germain afirma: Una vez que ya con tu autoridad, con tu inteligencia y con tu poder en forma consciente has dirigido esta energía a través de tu mente, no temas usarla para curar, para prosperar, para bendecir y para iluminar a tu prójimo.

Esta frase es perfecta para este momento. No temas usar la energía para curar, prosperar, bendecir e iluminar. Necesitamos, como trabajadores de la luz, empezar a dirigir con nuestra mente y con nuestra Presencia Yo Soy esta energía. Necesitamos iluminar a muchos seres que están dormidos en este momento.

Grandes maestros han expresado en a través de canalizaciones que muchos seres solamente necesitan un empujoncito para despertar. Todos los que estamos en este plano físico tenemos el mismo derecho de alinearnos con la Fuente y con la luz.

Por lo tanto, necesitamos que aquellos que están muy cerrados, que tienen energías muy densas a su alrededor y que están muy dormidos, se iluminen con nuestra Presencia, con nuestra mente y con la dirección de la llama que estamos recibiendo.

Tu verdadera misión

No postergues tu labor. No te excuses en la falta de tiempo, recursos materiales o el exceso de trabajo. Todo está en tu mente. Mientras estás trabajando, cocinando o haciendo lo que tengas que hacer en ese momento, empieza a dirigir mentalmente esta energía que ha sido derramada para puedas distribuirla a través de tu cuerpo físico.

Eres un vehículo de esa luz que está entrando a ti. Debes dirigirla conscientemente para así hacer prosperar, sanar, bendecir e iluminar a otros. Ese es tu trabajo y para eso has venido a este plano físico.

Muchos preguntan: «¿Cuál es mi misión?». Pues aquí está la respuesta: Dirigir esa energía que ha llegado y está llegando a este plano para beneficiar a los demás con tu radiación consciente, emitida a través de tu cuerpo. Por eso debes elegir alinearte con ella y permitirle la entrada.

La debes distribuir por todos tus átomos y por todas tus células. Todo tu ser tiene que llenarse de esa energía para que puedas empezar a emitirla a través de tu radiación consciente. Puedes empezar por comunidades pequeñas, para después ir expandiendo su alcance.

Empieza a dirigirla a tu familia, amigos y vecinos. Luego puedes expandirla a tu barrio, ciudad, provincia, país y continente. Después puedes extenderla hasta abarcar a todos los reinos, porque no solo los seres humanos recibimos esta radiación, sino también el reinos mineral, vegetal y animal.

Dirígela también hacia el océano y a todas las criaturas que en él habitan. Todos los seres necesitan recibir nuestra energía dirigida. Necesitamos de tu acción como trabajador de la luz. El cambio ha llegado; ya estamos en una nueva Tierra y necesitamos anclar esta energía.

Ánclate y ancla a otros todo el tiempo. Establece de forma consciente cuántas veces al día vas a distribuir esa energía. No es importante que lo hagas siguiendo un horario rígido. Tiene que ser espontáneo y nacer del corazón.

Podrás experimentar cambios físicos y emocionales

Puede ser que sientas un poco de desequilibrio a lo largo de este proceso, pero esto es normal. Recuerda que estamos reescribiendo nuestro ADN al recibir una gran radiación de energía. No te asustes ni te confundas; solo significa que la has recibido y que está funcionando en tu cuerpo. En todo caso, el único efecto colateral es que ahora deberás redoblar tu trabajo.

Usa todas las herramientas a tu alcance para sostener estos cambios físicos. No te resistas a ellos. Acéptalos, porque son favorables. Si los has sentido o los estás sintiendo, bienvenidos. Recibe esa luz líquida que está siendo derramada en todo el planeta Tierra. Si te llegas a sentir desalineada o desalineado, utiliza herramientas cuánticas.

¿Cuáles son las herramientas cuánticas? Aquellas que usan el poder de tu mente, que usan decretos realizados con tu Presencia Yo Soy en tiempo presente, y que son capaces de cambiar todo lo que deseas para tu vida. Todas ellas se basan en tus observaciones dentro del el campo cuántico.

Un decreto enorme

Al ser el observador en el campo cuántico, tú decides con tu libre albedrío qué es lo que vendrá a tu vida. Ahora te compartiré un decreto para que lo uses todo el tiempo, ya que es excelente para anclar esta luz líquida. Dice:

Yo invoco la Llama Violeta para que me cubra a mí, a mi familia, a mi barrio, a mi país, a mi continente y al mundo entero, para que podamos transmutar y dejar pasar al amor y al perdón, porque Yo Soy la Ley del Perdón en la mente y los corazones de todos los hijos de Dios.

Esta es una herramienta enorme y muy adecuada para este momento. Úsala todo el día y estarás haciendo mucho bien. Evoca este decreto, empieza a trabajar con herramientas cuánticas y pide ayuda si la necesitas. Estamos todos para ayudarte. Solo dirige la energía con tu mente consciente, y el cambio será instantáneo.

A partir del momento en que te alineas con esta luz líquida, tu mundo empieza a cambiar. Empiezas a vivir en este fantástico momento: El inicio de la nueva Tierra.

Únete para ayudar

Esto es algo que nos han recomendado todos los maestros. Vamos a realizar la labor todos juntos. Cada uno de nosotros necesita sostener esta única visión todo el tiempo: Que la alineación con la belleza y la luz sea para ti una forma de vida; una forma risueña, divertida y feliz.

No caigas en el temor o la rigidez; si tienes miedo de quedar fuera de la nueva Tierra porque algunos días no dirigiste la energía a quien la necesita, estás manteniendo una baja frecuencia vibracional. Recuerda que tienes el poder infinito y que eres un ser superpoderoso.

Solo necesitas alinearte con tu Presencia Yo Soy. En el momento en que tú invocas, ya estás alineado. Visualiza la Llama Violeta, y quienes tengan las 8 herramientas, úsenlas todo el tiempo. En este momento estamos en un período de ascensión y de reescritura de nuestro ADN.

Así que únete a este grupo de trabajadores de la luz. Es una bendición estar juntos y abandonar la vieja densidad, junto con las enseñanzas erradas. El miedo tiene que ser erradicado; si tienes miedo estás desalineada o desalineado. Erradica ese miedo para poder ayudar a otros en forma libre, espontánea y amorosa.

Algunos se irán de este plano físico

Existen muchos seres que se van a ir de este plano físico. Entonces, no te ates ni te apegues a ellos, acéptalo como parte de la perfección de este momento, porque ellos no se están yendo a un lugar peor. La energía que ellos tenían hasta este momento era demasiado densa para la nueva Tierra.

Nadie se va porque otro ha decidido que se vaya. Cada ser, con su libre albedrío, está decidiendo irse o quedarse. Si te encuentras con este polo opuesto al tuyo, tu primer trabajo es no ver la oscuridad.

No fijes tu atención en la oscuridad de otros. No la observes, leas ni oigas. Evítala por completo, y cuando la percibas, recuerda que tu misión como trabajador de la luz es irradiar esta llama líquida que has recibido. Como dice el maestro Saint Germain, utiliza tu inteligencia y poder para dirigir conscientemente esta energía y así sanar, bendecir e iluminar al otro.

Enfócate en la belleza y dirige esta energía hacia quienes la necesiten. No te preocupes ni te entristezcas por la partida de algunos seres; más bien celebra que esa densidad que tenían ya no existe más. Debes saber que cada ser que se va lo hace a través del ejercicio de su libre albedrío.

Por lo tanto, en tu condición de trabajador de la luz, este proceso debe ir acompañado de una gran aceptación; incluso de celebración. Acepta y ayuda a ese ser que se va decretando que se corten todas las ataduras que tenía en este plano físico.

Si quieres, puedes invocar al Arcángel Miguel para que corte dichas ataduras. Decreta que cuando ese ser regrese a este plano físico lo haga como parte de una familia de luz, para que pueda elegir alinearse con ella haciendo uso de su libre albedrío. Muchos de los seres que abandonarán este plano físico lo harán porque no quieren realizar una elección.

Estamos todos unidos y todos somos familia; viajamos todos juntos, por lo que te reencontrarás con los seres que abandonarán este plano. Por lo tanto, no te preocupes, acepta este proceso con total liberación.

Puedes ayudar a quienes se han ido

A partir de ahora, esas energías tan densas no van a permanecer en este plano físico. Entonces, alegremente y en perfección divina, se van a ir. Quienes no manifiestan la belleza como los hermosos seres espirituales que en realidad son, están rodeados de una energía muy densa que no pueden descorrer ni transmutar.

Pero en este momento, como trabajador de la luz, tienes la obligación de aceptar eso con total perfección. Céntrate en la belleza de la vida y en dirigir conscientemente esta Llama Violeta y esta luz líquida a todos los seres de este plano físico. Así sanarás, harás prosperar e iluminarás a todos.

Y así, cuando sepas de alguien que dejó este plano físico, invoca inmediatamente la Llama Violeta. Obsérvala inundando a ese ser que se fue. Báñalo con ella y pide que cuando vuelva, sea integrante de una familia de luz.

Acepta la luz líquida que ha llegado

Búscala, porque está ahí, justo a tu lado. Está a todo tu alrededor, cubriéndote en este mismo momento. Debes hacer una aceptación consciente de esta luz: Visualízala penetrando por todo tu cuerpo; imagina que en vez de sangre, lo que corre por tus venas es luz líquida. Acéptala y empieza a dirigirla.

Tienes un sistema circulatorio que hace que la sangre fluya por todo tu cuerpo, nutriéndolo, dándole oxígeno y limpiándolo. Ahora hagamos un cambio en la observación: Mira como toda esa luz entra en ti a través de tu chakra del corazón. Dirige esa luz hacia tu corazón físico. Ahora observa que desde la arteria aorta sale luz líquida y se empieza a irradiar por todo tu cuerpo físico.

Ve en todo tu cuerpo esta luz líquida, bañándote por dentro y llegando hasta las partículas cuánticas, o sea, hasta lo más ínfimo. La luz está en tus partículas cuánticas, en tus átomos, en tus moléculas, en tus células, en tus tejidos, en tus órganos, en todo tu sistema muscular, en tus huesos, en tu piel, en tu pelo y en tus cuerpos emocional, mental y espiritual. Distribúyela por todos tus cuerpos. En ese momento ya has aceptado la luz líquida. Si deseas, puedes hacerlo varias veces al día.

Aprovecha que hemos sido bañados y bendecidos por esta luz. Hazlo divertido y con total alegría, porque este es un momento cósmico histórico. Somos parte de algo muy grande, que va a quedar grabado en todos los registros y en todo el Universo.

Así que hazlo sabiendo que eres un ser bendito y privilegiado. Puedes aceptar la luz líquida en forma de decreto: Acepto que la luz líquida penetre en todo mi cuerpo. Yo lo hago de esa forma, y no queda un solo rincón sin recorrer con esta luz.

Aumenta tu conexión con la Fuente

Como te decía anteriormente, debes redoblar tus esfuerzos. El momento que estamos viviendo lo amerita. Esta energía es tan potente que en el momento en que te descuides, te puedes desalinear. Empieza a trabajar aún más y ayuda a otros. ¿De qué forma? Observándolos bañados en la luz líquida y dirigiendo la Llama Violeta Transmutadora hacia ellos.

Debes hacer esto en forma muy constante, con esfuerzo y voluntad inquebrantables. Aquellos que estén dentro de la escuela, empiecen a aplicar las herramientas todo el día. Dirige con tu mente esta actividad y hazlo fácil.

Solo necesitas tu mente. Yo escribo cosas en los espejos para hacerlo fácil, y así, cada vez que paso por el espejo y leo el mensaje, se dispara un decreto. Me estoy peinando y estoy decretando; paso por ahí y estoy decretando. Pon carteles la computadora. Pinta la nevera con decretos. ¡Yo tengo escritos hasta en el baño!

Es fácil porque es mental. Yo no quiero seres que se tengan que sentar por horas en posición de flor de loto o vestirse de blanco. Yo quiero libertad; quiero que juegues, quiero que hagas grandes cosas con tu mente todo el día, minuto a minuto. Quiero que vivas así el resto de tu vida: Bailando, cantando y disfrutando.

Libérate de protocolos, sacrificios y obligaciones. Ni Dios ni los maestros te los han pedido, porque Dios es amor, y al ser amor, no juzga ni castiga. Y los verdaderos maestros no quieren veneración solemne. El mayor honor que puedes darle a tu maestro es ser feliz y saltar de alegría al ver la belleza de la vida.

Si te gustó este artículo y quieres profundizar más en cómo alinearte con la vida y el amor, te recomiendo que leas este artículo: Cómo atraer el amor a tu vida.