Blinda tu mente y la paz gobernará tu vida

Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp

Justo ahora nos encontramos en un momento muy especial de la humanidad. Quienes hoy en día habitamos este planeta pasaremos a la historia como el primer colectivo humano que ha trabajado en pos de la ascensión de la Tierra. Por esta razón, resulta extremadamente importante que puedas blindar tu mente, para evitar que te afecte y así permitir que la paz gobierne tu vida.

¿Por qué es tan importante esto? Porque estás ayudando a toda la humanidad a través de tu armonía y tu alegría. Debes saber que de nada sirves a los demás si permaneces en frecuencias bajas, si eres presa del pánico y estás atrapado por una gran cantidad de miedos.

Ten siempre en cuenta que puedes hacer muchísimo bien, ayudando al planeta Tierra desde tu propia casa. Si deseas bendecir a todos aquellos seres que necesitan ayuda en este momento, necesitas una mente en paz.

No observes caos

Por ahora, la sobreexposición de noticias catastróficas a través de la prensa no te favorece, ya que constituye un obstáculo para conservar dicha paz. La inmensa mayoría de los mensajes que te llegan a través de los medios de comunicación masiva y las redes sociales refuerzan esa impresión de caos y desgracia colectiva.

Después de unas horas de ver la televisión o navegar por Internet, es bastante difícil conservar una frecuencia alta y así pagar al Universo sus dones con monedas de oro. Recuerda que tal pago es la forma en la que permitimos a la abundancia llegar a nuestras vidas.

También recuerda que cuando hablamos de abundancia en nuestras vidas, incluimos al resto de las personas y al planeta entero. Colaboras con toda la humanidad al estar bien. De hecho, esa es la única manera en que de verdad puedes ayudarla.

La verdadera ayuda

Mantenerse en frecuencias altas resulta doblemente importante para todas aquellas personas que actualmente ayudan físicamente a los demás, tales como los médicos, enfermeras y trabajadores sociales, entre muchos otros.

Si beneficias a la humanidad con tu labor en la primera línea de fuego, muchas veces hasta exponiendo tu seguridad personal, es crucial que mantengas una frecuencia vibracional alta. La necesitas para que no te afecte tu tarea y puedas ayudar con fortaleza, amor y alegría a todos los que te necesitan.

Por otra parte, hay quienes dicen: «No puedo estar contento, bailando, cantando y disfrutando, cuando veo sufrir a tanta gente». Este tipo de pensamiento es incorrecto, porque los seres que en este momento padecen enfermedades o atraviesan por todo tipo de desgracias mantienen una frecuencia vibracional baja, y esa es precisamente la causa de todos los sucesos desfavorables que han llegado a ellos.

Y así, para ayudarlos de verdad, no debes sentir lástima y entristecerte, sino potenciar su frecuencia; debes elevar tanto tu frecuencia como la de ellos para ayudarlos a sanar.

El momento actual

Toma en cuenta, por ejemplo, lo que estamos viviendo en este momento a nivel planetario. Este aparente caos global que experimentamos es en realidad un proceso de equilibrio. Recuerda que siempre debes ver la perfección en todo lo que te rodea y te sucede.

Justamente eso es lo que hacen los maestros: Ven perfección donde los demás ven desgracia. Así pues, aún en este aparente caos hay extremada perfección. Se está estableciendo un equilibrio entre la Tierra y todos quienes la habitamos, incluyendo la flora, la fauna y todos los reinos que viven en este planeta.

Ahora te compartiré una serie de pasos que te ayudarán a conseguir que la paz gobierne tu mente y así evitar que entre el miedo en ella, a pesar de toda la información que vierte sobre nosotros la prensa y todos los que propagan noticias catastróficas.

Sal de las tres realidades

En este momento vives en tres realidades. La primera es lo que realmente ocurre hoy en día en el mundo. Esta realidad puede parecerte caótica y aterradora, pero te aseguro que es absoluta perfección. La segunda realidad es la que estableces como observador, decretando lo que deseas. Puedes decir: «Yo Soy salud. En mi casa todo es perfección y todos están sanos».

La tercera realidad es la que establece la consciencia colectiva. Seguramente te ha ocurrido que, por más que te quieras sostener en frecuencias altas, viene tu madre, tu suegra, tu tía, tu abuela, tu hijo, tu marido, tu esposa o quien sea, y te informan con todo detalle acerca de lo atroz de la situación actual.

Ante esto, ¿qué debes hacer? La única información que te debe interesar es la que te conduce a ayudar a este planeta y a la humanidad. La información que te permite establecer la paz y la armonía en ti. Considerando lo anterior, analiza qué realidad impera en tu vida.

Evita a toda costa que sea la tercera, la del pánico, donde lo que haces es observar las cosas mucho peor de lo que son y construir tu mundo a partir de dicha observación en el campo cuántico. Te cuentan que están ocurriendo cosas gravísimas, y tú las multiplicas y sostienes con tu mente. Por esto resulta esencial que entres en la paz y le permitas gobernar tu vida.

Mantente en esta única visión

Veo un planeta Tierra hermoso, equilibrado y feliz, y esta visión la comparto con la inmensa mayoría de los seres que la habitan. ¿O acaso creías que sólo los seres humanos vivimos aquí, o que lo único importante somos nosotros? ¿Crees qué un conejo no es tan importante como tú? Cuando las personas se metieron en sus casas, la flora y fauna se pusieron de fiesta, porque dejamos de hacerles daño.  

La única visión que debes mantener es la de un planeta Tierra en paz, en equilibrio y en salud total, y no solo para la raza humana. En este momento se está estableciendo un equilibrio porque la Tierra es soberana.

Mantenerte en esta única visión significa mantener con tu mente el equilibrio de todo el planeta, y entre todos los reinos que coexistimos aquí. Un árbol, un ave, un ratón, un microorganismo y tú son igual de importantes para el Universo, y eres tan importante que puedes colaborar para que la Tierra esté siempre en la abundancia.

Sostente en la alegría

Así pues, no veas la imperfección. Prestas una ayuda invaluable a los demás manteniéndote en alegría y blindando tu mente para que la paz gobierne el mundo. Al aportar tu alta frecuencia vibracional, que es el único lenguaje que habla el Universo, aportas algo de un enorme valor.

Entonces, dónde hay frecuencia alta de alegría no entra la carencia. Si te expresas en el único lenguaje que habla el Universo y le dices con alegría: Confío en ti; tengo fe en ti, porque sé que todo está bien. Veo la perfección, la salud, el equilibrio y la felicidad, brindas una ayuda invaluable a todos.

Abre tu cuerpo a la alegría para que penetre en él y te inunde todo el tiempo. Que no te interesen las malas noticias. Baila, canta, diviértete y juega. Pasa más tiempo con tu familia ¡y que todos apaguen sus teléfonos móviles! Establece con los demás espacios de comunión y comunicación.

Este momento que estamos viviendo es hermoso, porque es un tiempo de profunda introspección. Es un tiempo para decir: ¿Qué he estado haciendo toda mi vida?¿De qué cosas preciosas me he perdido, corriendo siempre detrás de una zanahoria?. Evalúa tu vida, cambia lo que no te guste de ella y únete a la alegría de la creación.

Vibra alto y desapégate

Vibra en alegría y paz, y retribuirás al Universo sus dones con monedas de oro. Ten en cuenta que todo dentro de tu casa: Los ladrillos, las ventanas, las puertas, el suelo, las cortinas, el sofá… todo es energía.

Así, al vibrar tú en caos, toda tu casa sintoniza esa energía y vibra en caos. En ese momento entran en ella la enfermedad, la carencia y la discordia. Así que blinda tu hogar con tu frecuencia vibracional, porque inundas con ella ladrillos, muebles, alfombras, aire, y todo lo que está a tu alrededor.

También es muy importante cultivar el desapego, que es lograr desprenderte de todo manteniéndote en una única visión, que en este caso puede ser el equilibrio de la Tierra y la perfecta salud de todos los reinos que coexisten en este planeta. Por supuesto, cuando hablo de reinos no me refiero a monarquías, sino a todo un sistema de coexistencia terrestre que incluye al reino animal, vegetal y mineral.

Usa herramientas cuánticas para dominar tu mente

Puedes ayudar al equilibrio del planeta haciendo meditaciones todos los días. Trabaja con la Ley del Perdón, incluyendo el pedirle perdón a la Tierra por todos los pensamientos, acciones y emociones que has tenido a lo largo de toda tu vida y con los que le has hecho daño.

También puedes emanar desde tus manos la llama violeta transmutadora. Rodea todo el planeta con ella. Esto es necesario porque muchas personas han observado enfermedad y caos en el campo cuántico. Visualiza el equilibrio y la salud en todos los reinos de la Tierra, y luego paga al Universo con monedas de oro.

Blíndate y bloquea todas las malas noticias. No derrumbes tu frecuencia vibracional centrando toda tu atención en ellas. Usa todo el tiempo las ocho herramientas si ya dispones de ellas. Ante todo, domina tu mente y no permitas que el caos entre a tu vida.

El auto control y la auto corrección de tu mente son la salida más efectiva y rápida de todas tus limitaciones. 

Observa perfección donde los demás ven imperfección 

Observa el perfecto equilibrio que se está estableciendo ahora en la Tierra. En ella todos somos importantes. El Libro de Oro de Saint Germain dice que el auto control se ejerce mediante el pensamiento y la palabra. Lo tienes que pensar y lo tienes que decir.

De esta forma, frente a todo lo caótico y desfavorable que veas en este momento, di: Esto no es verdad, porque mi Presencia Yo Soy es perfecta. Yo borro todo lo fabricado por mi consciencia exterior y no acepto sino la perfección manifestada. Esta es una excelente herramienta para dominar tu mente cada vez que veas desarmonía en tu vida.

Siente compasión y no lástima

No sientas lástima por nadie, porque eso es de una frecuencia bajísima. Lo único que hace es empeorar tu situación y la del otro. Atrae a tu vida justamente todo aquello hacia lo que sientes lástima. Más bien, debes aceptar que todos somos 100 por ciento responsables de las cosas que vienen a nuestras vidas.

Esto es así porque las hemos creado con nuestra mente inconsciente y nuestra consciencia externa siguiendo lo dictado por la Ley de Causa y Efecto, la famosa Ley del Karma. Por esto resulta inútil sentir lástima por el prójimo. Con esta acción, lo único que haces es alinearte con la imperfección.

Para poder sanar y establecer un equilibrio en toda la Tierra, necesitamos observar una única visión, que es perfección, y vivir en ella. Debemos manifestar la perfección.

No te pido que te vuelvas insensible ante el dolor de los demás. La lástima y la compasión son dos cosas muy distintas. Esta última es de una frecuencia extremadamente alta. Puedes sentir compasión por todos los seres que habitan este planeta, que es tierra de todos los reinos, y así visualizar la perfección y el equilibrio.

La compasión es activa; significa tomar acción irradiando una frecuencia alta. En cambio, la lástima es pasiva y baja tu vibración. Te encamina hacia la tristeza y la aflicción, y lo más grave, potencia al afligido y al triste para que sigan atrayendo eso a sus vidas.

Prosigue tu gran trabajo

Así pues, empieza a mirar al mundo de otra forma. Ten compasión y no lástima hacia absolutamente todos los seres que habitan la Tierra, y empieza a tomar acción. Asume que cada uno es 100 por ciento responsable de todo lo que ha llegado a sus vidas.

Yo no veo más que perfección en todo y me pongo a trabajar con la Ley del Perdón. Me pongo a trabajar en la alegría, con el chakra del corazón abierto, amando incondicionalmente e irradiando este amor.

Cuando estás alegre, el amor salta por todos tus poros. Aunque en ocasiones no lo percibas, el amor cubre todo el planeta Tierra. Sé un colaborador generoso y aporta todo el amor que puedas. Pídete y pide perdón, llena el planeta de amor y transmuta todas las energías negativas.

Es una labor enorme. Abandona las visiones de caos, pánico y lástima para solo vibrar en alegría. Envuelve a todos en este manto de radiación de amor.

Practica la fe y agradece

La fe es ausencia de miedo. Donde hay fe no habita el temor. Mantente en esa única visión de la que hemos hablado, que es la de un planeta Tierra en equilibrio y sano. Luego, desapégate y no permitas que el miedo entre en ti. Eso es fe absoluta. 

Finalmente, invita al Elohim de la Gracia a entrar a tu vida y a la de tu familia. Que las bañe por completo con su llama plateada. Empieza a sentir gratitud por la vida que tienes y por el momento que estamos viviendo. Empieza a sentir gratitud por tener una familia y por la posibilidad de estar juntos.

Tienes muchísimo por agradecer. Invita al Elohim de la Gracia a entrar en tu cuerpo, para que puedas empezar a sentir esa gratitud. Este es un gran momento para perdonar y agradecer. Para sentir alegría y amor infinitos, y así ayudar al planeta entero.

Eres muy importante para esta Tierra y todos necesitamos de ti, de tu amor, gratitud, alegría, perdón y fe.

Si te gustó este artículo y quieres profundizar más en cómo recibir más y mejorar tu vida, te recomiendo que mires este artículo: Olvídate de Dios para ser Dios

Si quieres aprender a salir de todas tus limitaciones y bloqueos usando el poder de tu mente y atrae todo lo que deseas para tu vida, te invito a que te inscribas al Taller: Activa tu Poder Interior aquí. Haremos clases en vivo desde el 01 al 04 de noviembre y es 100% online y gratuito. Te espero.