Cómo alinear los cuerpos: Físico, Emocional y Mental

Share on facebook
Share on google
Share on telegram
Share on whatsapp

Muchos ya vienen hablando de nuestra multidimensionalidad. Somos una unidad en todo el universo, pero hasta que no lo vives en carne propia es difícil entender qué significa esta unidad, qué significa multidimensionalidad y cómo es que somos uno. Puedes tener una idea cuando realmente empiezas a sentir esa unidad.

¿Cuándo comienzo a vivir en la dimensión de la unidad de los 3 cuerpos?

Empiezas a vivir en la dimensión de la unidad cuando empiezas a vibrar en el amor incondicional, no antes. Antes lo vas a tener que entender racionalmente, pero ésto no es malo porque donde está tu atención, eso te llega.

Ya lo dice Saint Germain o la Ley de Atracción: eso que estás pensando, va a venir a tu vida. Cuando tú empiezas a observar la unidad y la multidimensionalidad, vienen a ti.

Cuando empiezas a vivir en la unidad, estos 3 cuerpos se funden en la unidad. Al no saber que tenemos 3 cuerpos sólo nos centramos en nuestro cuerpo físico y muchas veces no sólo eso, sino que lo descuidamos.

Estamos preocupados por si estamos gordos, estamos preocupados a ver si no gustamos al otro, preocupados quizás si tenemos alguna dolencia o enfermedad. Estamos tan centrados en esta parte del cuerpo físico que nos olvidamos de 2 cuerpos importantes: el emocional y el mental.

Esto quiere decir que nuestra presencia Yo soy, al estar centrada solamente en tu cuerpo físico, no está alineada con la totalidad.

Cuando empiezas a vivir en la unidad, empiezas a obtener lo que deseas mágicamente

Cuando eres uno con el todo, eres Dios en acción. La unidad es Dios.

Cuando te puedes unir a ese Dios en acción, la vida se simplifica extremadamente al punto que todos tus deseos se convierten en realidad casi instantáneamente. Y eso es lo que deseamos todos nosotros, por eso estamos en este camino. Tú estás tomando acción porque sabes que lo que has hecho antes, no funcionó.

Seguramente estás experimentando dolencias o enfermedades: quiere decir que has puesto toda tu atención en el cuerpo físico. Estarás experimentando inseguridades y falta de autoestima porque no te gusta el cuerpo físico que tienes, o problemas de relación por no estar amándote a ti mismo y sintiendo el merecimiento.

Tienes que saber que, para mejorar la autoestima, la salud, las relaciones o las finanzas, hay que aprender a conocer tus 3 cuerpos.

Cuerpo físico

El cuerpo físico ya lo conocemos. Es fácil porque lo vemos, lo tocamos. Nos diferenciamos unos con otros. Somos individualizaciones de Dios. Lo podemos observar porque está hecho de la materia. Está hecho con los átomos. Los átomos son el componente primordial de nuestro cuerpo físico, pero no lo es todo porque el universo es materia y energía.

Fuera de nuestro cuerpo físico tenemos dos cuerpos más que son más grandes. De acuerdo con nuestra evolución y con nuestro desarrollo evolutivo, éstos van creciendo. Son los cuerpos emocionales y mentales. Tenemos un último cuerpo: el cuerpo espiritual.

Cuando estás alineado físico, emocional, mental y espiritual ya estás en la unidad, ya eres uno con el todo.

Para poder llegar a ser uno con el todo y sentir esta unidad y este amor incondicional, te tienes que alinear con ellos. Primero, tienes que reconocerlos.

El reconocimiento de esos cuerpos es empezar a observarlos.

Cuerpo emocional

Por fuera de tu cuerpo físico tienes un cuerpo emocional con una frecuencia vibratoria. Este cuerpo puede tener inclusive 1,80m por arriba de mi cuerpo. Tiene memorias de experiencias tuyas en las cuales has vivido esta vida eterna e infinita que tienes. Va y viene contigo en tus diferentes vidas porque tu conciencia viaja con tu alma.

Cuando te vas de este plano que transciendes, dejas tu cuerpo físico, pero tu alma y tu conciencia viajan juntas. Por tanto, tienes el recuerdo de todas esas emociones que están grabadas en tu cuerpo emocional.

Muchas de las emociones que estabas viviendo, no estaban dentro de tu cuerpo físico, sino que estaban detonadas en tus cuerpos emocionales.

Es probable que hayas tomado ansiolíticos para poder calmar una ansiedad o un estrés extremo cuando lo que de verdad había que trabajar era este cuerpo emocional.

Te atiborras a medicamentos y lo único que haces es dormirte más de lo que ya estás. Ya estás dormido y en la medida que tomes este tipo de medicamentos estás aún más separado de esta unidad. Y eso pasa cuando te centras en el cuerpo físico.

La solución no está en atiborrarnos de medicamentos, sino descubrir qué está pasando en este cuerpo emocional.

Cuál es la frecuencia vibratoria que estás teniendo en este cuerpo emocional que hace que estés manifestando estos bloqueos en tu vida y, como consecuencia, estés estresado, triste, deprimido o con emociones negativas.

La solución no está en repararlo desde el ángulo físico, sino desde el emocional. Cuando lo solucionas desde el ángulo emocional y empiezas a elevar la frecuencia vibratoria en este ángulo, solucionas todo lo que está por fuera de ti.

Cuerpo mental

Por fuera del cuerpo emocional tenemos el cuerpo mental.

Allí tenemos grabadas energías que están a una frecuencia vibratoria y están respondiendo a nuestros procesos mentales, de pensamiento. Estos procesos están ligados porque el emocional le comunica al mental.

El mental empieza a pensar y esto empieza a crear una frecuencia vibratoria la cual empieza a limitarte físicamente y en todos los soportes importantes de tu vida: relaciones, salud o las finanzas.

Si tú quieres resolver un problema de finanzas, tienes que empezar a observar que tienes un cuerpo físico, un cuerpo emocional y un cuerpo mental que trabajan. Si tienes un problema de salud, tienes que saber que no vas a tener que trabajar sólo con tu cuerpo físico y empezar a atiborrarte de medicinas, sino que vas a tener que empezar a trabajar con tu cuerpo emocional y con tu cuerpo mental. Si tienes un problema en tus relaciones, no lo vas a solucionar con tus pensamientos.

La solución está en encontrar qué es lo que está pensando tu cuerpo mental, qué está sintiendo tu cuerpo emocional y qué estás emitiendo con tu cuerpo físico

6 consejos para alinear tus 3 cuerpos

Consejo #1: Elemento emergente

Con tu actitud creas una frecuencia vibratoria. Esa frecuencia vibratoria es como el traductor de lo que estás pensando y sintiendo y es creada cuando permites que tus emociones, a través de tu pensamiento, creen una frecuencia.

Este elemento emergente es el que tienes que empezar a trabajar con tus emociones para que tus frecuencias vibratorias siempre estén a la altura de las emociones de la abundancia.

Si tú estás siendo manejado por tus cuerpos emocionales y mentales y no están alineados con tu cuerpo físico, estos cuerpos emocionales y mentales serán los amos de tu vida. Son los que están dirigiendo la frecuencia vibratoria. Por lo tanto, estás vibrando en la frecuencia de la carencia.

Si estás sintiendo que lo que está viniendo a tu vida no es lo que estás deseando, ya sabes que tu amo es el cuerpo emocional y el cuerpo mental.

Acepta lo que está viniendo a tu vida

El primer paso es aceptar lo que está viniendo a tu vida. Tú lo has creado con el inconsciente. No eras consciente de lo que estabas haciendo porque estabas siendo dominado por estos cuerpos emocionales y mentales. El único responsable de lo que está sucediendo eres tú.

Una vez que aceptas lo que vino a tu vida, tienes que empezar a reconocer el cuerpo mental y emocional. Agradecer. Estás aprendiendo que tienes que cambiar la actitud.

Sé que es difícil cambiar la actitud si no estás siendo acompañado por herramientas cuánticas, porque una cosa es querer y otra cosa es poder. Las energías cuando están en frecuencias bajas son aplastantes. Sé que, si no estás tomando acción, hay energías que te están aplastando y tú estás queriendo salir y no estás pudiendo.

Toma acción en la zona de confort

Por eso, es importante que tomes una acción en esa zona de confort. O te quedas ahí y dejas que la energía te aplaste o sales con fuerza. Te tienes que mover de esa zona de confort. Hacer algo.

Si tú lo deseas, te va a venir toda esa fuerza porque estamos siendo muy ayudados: no sólo por este plano físico, por nuestros seres que están viviendo alrededor nuestro, sino por energías más fuertes que nosotros.

Entonces, una forma de trabajar con estos elementos emergentes es reconocer que tienes 3 cuerpos que están haciendo todo esto que estás viviendo. No es tu mente solamente, es mucho más que eso. Si deseas salir de esa situación, hazlo en tiempo presente:

Decreta: “Yo salgo de esta situación. Yo salgo de mi zona de confort. Yo salgo de este momento que estoy viviendo. ¿Cómo? No lo sé”.

El universo va a confluir para que tú lo tengas.

El universo es siempre el que te da el “cómo”. El error es que no sólo creas el problema, sino que piensas que tienes que buscar el cómo salir de este problema. Tú no eres el que te saca del problema, es la energía universal la que te saca.

Si tienes las herramientas que yo doy en mis cursos, ya sabes cómo. Primero, empieza a neutralizar las memorias que están en tus cuerpos emocionales y mentales.

Si no tienes herramientas, pídelo. La herramienta más poderosa que tienes es la Presencia Yo soy. Di: “Yo salgo de este bloqueo. Yo salgo de esta situación. ¿Cómo? No lo sé”. Y déjate sorprender.

Así que no te sientas débil. Así estés en un hospital en una cama. Así estés sin una moneda en tu bolsillo. Así estés que te estén abandonando, que tus hijos no te hablan…

Consejo #2: El campo resonante

Todo lo que piensas o sientes está creando una frecuencia vibratoria que está generando un campo alrededor de ti. Tú le estás dando el espacio para que el universo te traiga el cómo.

Esa frecuencia que estás emitiendo va a generar un campo alrededor tuyo, el cual va a permitir que el universo te traiga eso mismo.

Cuando estás usando el poder del “Yo soy”, que es el mayor poder del universo, el campo se te abre por completo.

Estás en un hospital, en una cama o estás sin una moneda en tu bolsillo y empiezas a pensar cómo haces. Piensas: “Le pido a tal”, “Busco trabajo”, y no encuentras.

Estás ahogando el campo, lo estás limitando. Estás emanando una frecuencia vibratoria negativa. No estás abriendo este campo y estás haciendo todo lo contrario a lo que tienes que hacer.

Sin embargo, si no tienes una moneda en el bolsillo y dices: “Yo resuelvo esto. Yo salgo de esta situación. ¿Cómo? No lo sé”. La frecuencia vibratoria es tan poderosa que sale de tu cuerpo físico, de tu cuerpo emocional y de tu cuerpo mental. Empieza una resonancia alrededor tuyo y las cosas empiezan a funcionar. La luz se enciende.

Por lo tanto, tu única preocupación no es cómo viene el dinero a tu vida, cómo viene la salud a tu vida o cómo haces con todos esos problemas de relaciones que te están afectando.

Tu única preocupación es salir de tu zona de confort.

Sal de esa zona de confort y es tan fácil como utilizar tu presencia Yo soy.

Pide y se te dará. Pide la ayuda porque la vas a tener. Vas a tenerla en tu frecuencia vibratoria y la vas a permitir en el campo. En este campo resonante, en el cual van a venir las personas indicadas a ti, tus inconvenientes se van a empezar a resolver.

No pretendas salir de donde estás generando la misma energía con la que creaste este problema. Tú has creado tu problema con la energía mental pensando miedos, rencores, resentimientos, odios, enojos, tristezas y frustraciones. Esa fue la energía que creó ese problema de salud, de dinero y en tus relaciones. Abre el campo usando tu presencia Yo soy.

Consejo #3: Equilibrio energético

Una vez que has abierto el campo resonante lo que viene es el equilibrio energético. Vas a empezar a equilibrar los 3 cuerpos. Ahora ya sabes que tienes 3 cuerpos.

Por lo tanto, una vez que ya los observaste, ya empiezan a trabajar bajo tus órdenes conscientes. Antes, que tú no lo sabías, no podías dirigir el cuerpo mental y emocional porque no existían en tu cuerpo cuántico para ti. Por lo tanto, tú no podías darle órdenes.

Una vez que empiezas a observar estos 3 cuerpos y a equilibrarlos energéticamente es cuando empiezas a vibrar en la abundancia, en la energía del amor.

Luego empiezas a trabajar con el campo resonante que lo tienes que expandir para que el universo entre y te dé lo que quieres; tienes que darle el permiso. Y ya empiezas a observar el equilibrio en los 3 cuerpos.

Cuando hay una congruencia en estos 3 cuerpos, empiezas a observar la vibración alta que es la vibración de tus sueños. Porque nadie tiene un sueño de enfermedades, de abandono o de que falta el dinero. Empiezas a tener congruencia con tus 3 cuerpos y empiezas a alinearte con nuestros sueños.

Si no tienes herramientas, pide equilibrio. Hay una herramienta hermosísima: La unificación de los chakras, que explico en mi libro La vida es un ancla en un universo en movimiento. Con la unificación de los chakras logras el equilibrio energético y empiezas a tener esta unidad con los 3 cuerpos y a unirte al cuerpo espiritual.

Perdonar: Técnica como es arriba es abajo

Puedes usar esta herramienta para trabajar con estos cuerpos. Cuando tú te alineas con todos tus cuerpos, tus sueños empiezan a hacerse realidad. Empieza a trabajar.

Consejo #4: Es hora de tomar acción

Empieza a tomar acción porque nadie lo va a hacer por ti. En este camino ascensional, el camino es individual. Yo te puedo comunicar, instruir, pero si tú no tomas acción, no haces nada. Siempre estás ahí, con tu cuerpo, y tu campo resonante está apretándote por completo.

Sí o sí tienes que tomar acción. Salir de esa zona de confort por más que me digas que esa zona es no tienen nada de confort porque te está doliendo por todos lados, estás teniendo emociones horribles, estás teniendo carencia por todos lados.

Aquellos que sí salieron de la zona de confort y que ya están usando herramientas, si se quedan ahí quietos sin hacer nada también están en la zona de confort. Aquellos que ya tienen herramientas tienen que seguir creciendo. Nunca acaba el crecimiento. Nunca acaba el autocontrol y la autocorrección.

Autocorrección y autocontrol de la cuna a la tumba”. (Saint Germain)

Siempre en acción

Hasta la propia muerte vamos a tener que seguir autocorrigiendo. Por tanto, sal de la zona de confort. Si sabes una herramienta y no la usas, no te sirve de nada. Es lo mismo que no tener nada.

Es la hora de tomar acción. Si tienes herramientas, úsalas todo el día. Mi propuesta de Quantum Mind es las 24 horas del día, toda la semana. No hay un solo día que tomamos descanso.

Usa estas herramientas importantes: la Presencia Yo soy y la herramienta Como es arriba es abajo.

Empieza a utilizar esta frecuencia vibratoria que vas a empezar a cambiar tomando acción y empieza a crear tus sueños. Empieza a pensar en lo que deseas y no en lo que no deseas.

Si tú sigues hablando de tus problemas, lo único que haces es seguir creando tus problemas. Sin embargo, por más que estés en una cama de un hospital, deja de observar ese problema y empieza a soñar con lo que quieres.

¿Qué vas a hacer cuando salgas de ese hospital? ¿Qué es lo que deseas para tu vida? ¿Dónde quieres vivir? ¿De qué quieres trabajar? Si no está la pareja, empieza a soñar con ella. Empieza a soñar con tus hijos si no tienes.

Empieza a soñar con lo que deseas, ya sea material o inmaterial. No temas desear cosas materiales porque también en las cosas materiales está Dios. Dios está en todos lados, es omnipresente.

No temas desear cosas materiales porque nos enseñaron que no va con la espiritualidad, porque también eso es espiritualidad. También eso es conectar con Dios y también es abundancia. En la abundancia está la espiritualidad, no en la carencia.

Empieza a soñar. Deja de tener la costumbre de hablar con todas las personas de tu problema.

Consejo #5: El poder de la palabra

La palabra es la que crea, la palabra es la presencia Yo soy.

Deja de hablar. A la gente le encanta hablar de sus problemas, parece que de ese modo son importantes. Cuanto más hablas de tus problemas, más cavas el pozo en el que estás metido.

La palabra es lo que va a venir a tu vida

La palabra es la acción. Es el verbo. Es lo que va a venir a tu vida.

Si estás acostumbrado a hablar de tus problemas, estás hablando en tiempo presente porque está sucediendo. Lo hablas con todo el mundo y lo único que estás haciendo es cavar tu propio pozo en donde estás enterrado porque eso hace que sostenga la enfermedad.

Deja de hablar, a nadie le importa tu enfermedad. A todos les importa tu salud. No sólo te estás perjudicando a ti mismo hablando de la enfermedad, sino que estás perjudicando a los seres que te quieren que desean tu salud porque te aman.

Deja de hablar de tus problemas económicos. Nadie te puede ayudar escuchándolos. Te pueden ayudar si tú empiezas a observar la abundancia.

Empieza a hablar de la abundancia. Empieza a hablar de qué vas a hacer con el dinero que ganes, empieza a planificar, cambiar. Si estás incómodo en la casa que vives, empieza a planificar cambiar.

Empieza a salir de ese lugar porque al quejarte y estar en el mismo lugar, estás sosteniendo la misma frecuencia vibratoria que te llevo a la carencia en donde estás. Cambia.

Empieza a decretar en tiempo presente qué es lo que deseas.

Tu cuerpo físico comenzará a vibrar, tu mente cambiará y tendrás esperanza y pensamientos positivos para empezar a crear.

Tienes todo ahora mismo para poder cambiar lo que te está molestando porque eres tú el poder. Entonces, empieza a usar la palabra.

Todo lo que decreto es una orden que sale al universo, pero el universo te va a pedir el campo resonante. Este campo resonante ya lo abriste y lo vas a abrir con tu frecuencia vibratoria.

Así que, toma acción. Utiliza la palabra, pero acuérdate del consejo #2. Tienes que abrir el campo resonante que va a ser abierto con tu frecuencia vibratoria.

Consejo #6: La frecuencia vibracional es la responsable

La frecuencia vibracional es la responsable de todo lo que viene a tu vida. Ésta se crea con tu cuerpo físico, emocional y mental, en ese orden y luego, fuera del cuerpo espiritual. Precisamente ese cuerpo espiritual es lo que tienes que permitir que entre, elevanto tu frecuencia vibratoria.

Si ya has utilizando las herramientas de El Código de la Abundancia, ya sabes qué es el Sensor vibracional. Empieza a usarlo para todo porque ahí vas a empezar a corregir esas memorias de tus cuerpos emocionales y mentales en el cuerpo físico.

Las emociones de la carencia están por debajo de la neutralidad. Sientes rabia, enojo, miedo, frustración, odio, resentimientos, indignación, inseguridad, abandono, envidia. Estás por debajo de la neutralidad. Por lo tanto, estás en la carencia.

Haz todo lo posible por elevar tu frecuencia

Así que tú no haces ningún bien queriéndote vengar o con envidias o inseguridad. Tampoco haces ningún bien aislándote porque es una emoción que emana una frecuencia vibratoria muy baja y que te genera carencia.

Haz todo lo posible por elevar esa frecuencia para poder conectarte con la abundancia. Aunque sea por egoísmo.

Si estás pensando en vengarte, te estás cavando tu propia fosa porque es una frecuencia baja y, por tanto, te estás metiendo en problemas. Estás vibrando en una frecuencia baja que te está haciendo generar más carencia.

Empieza a perdornar

Perdona. Y si no puedes, tienes la herramienta Como es arriba es abajo en mi canal de Youtube.

Empieza a trabajar el perdón hacia todas las personas. Sólo por ti mismo, no lo hagas por el otro.

Cuando empiezas a perdonarte para ti mismo, te empiezas a conectar con el amor hacia ti mismo, con el merecimiento. Y entonces, empiezas a crear procesos creativos de lo que deseo.

Conecta con la abundancia

Si te mereces el amor en tu vida, si te mereces algo importante en tu vida, entonces va a venir a tu vida. Tenemos que conectar con esa frecuencia, que es la responsable de todo lo que viene a tu vida.

Tienes un cuerpo físico, un cuerpo emocional y un cuerpo mental. Tienes que estar atento a la frecuencia vibratoria de estos 3 cuerpos para poder conectar con la abundancia, tienes que alinearlos.

Al alinear los 3 cuerpos estableces un equilibro energético en el cual puedes empezar a soñar cosas grandes.

Deja de quejarte, porque la queja es carencia

Cuando estás en la carencia, estás en el bloqueo y estás en tu campo resonante que te está apretando, lo último que piensas son cosas lindas. Estás pensando en tu posición de víctima y te estás quejando a todo el mundo. ¡Mira cuántas carencias!

Cuando te falta el dinero, ¿qué piensas? “Nadie me ayuda”, “voy sola”, “el otro me abandona”, “yo me tengo que hacer cargo de todo”, “no me viene el trabajo”, “no hay trabajo” … ¡Qué mentira más grande que no hay trabajo! Trabajo hay para todo el mundo. No existe el “no hay trabajo”.

Tú tienes que empezar a aumentar tu frecuencia vibratoria para ver el trabajo porque de otra manera, no lo ves. Si tú cambias tu frecuencia vibratoria a la abundancia, ves trabajo por todos lados, van a venir las personas que te van a ofrecer trabajo. Así sucede.

Empieza a aumentar la frecuencia vibratoria para empezar a ver las cosas buenas que están viniendo a ti.