Despertar cuántico

Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp

La cuántica es un tipo especial de análisis de la energía y la materia. Busca definir la manera en que se comportan ante diferentes entornos y situaciones. Como absolutamente todo en este Universo es materia y energía, todo lo que está sucediendo día a día en tu vida está relacionado con ese comportamiento cuántico.

Hay una maravillosa frase de Confucio que me ha servido de inspiración para este artículo y que he seguido desde hace ya mucho tiempo cuando se me dificulta conseguir algo. Dice:

Cuando no puedas conseguir una meta, no ajustes la meta. Ajusta los pasos que debes seguir para conseguirla.

Ahora veremos cómo ajustar los pasos para conseguir las metas. En primer lugar, hay que cambiar por completo el paradigma: Si un plan o una meta no se cumplen por el momento, es que estás dando mal dichos pasos. Debes volver atrás y empezar de nuevo, tomando en cuenta que ahora estás viviendo una nueva realidad.

Una nueva realidad

Debes reconocer el poder de la frecuencia de tu ser, porque es la que crea todo lo que vives. Para ayudarte en esa tarea, puedes utilizar herramientas de uso mental propias de esta nueva realidad, en la cual viviremos un verdadero despertar cuántico. Lo primero a tomar en cuenta es que la mente es la única creadora de todas tus experiencias.

No existe nada fuera de la mente. El primer postulado universal mencionado en el Kybalion es la Ley del Mentalismo: Todo este Universo es mental. Por ello, tu trabajo debe centrarse en aprender a crear con tu mente, sin olvidar un aspecto esencial de dicha creación, y que la gran mayoría de las personas no tienen en cuenta.

Tu mente crea tu realidad, pero lo que llega a ti depende de la frecuencia con la que retribuyes al Universo todos tus procesos creativos. Si permaneces en frecuencias emocionales de baja vibración, como la tristeza, culpa o ira, tu mente permea con ellas dichos procesos. De esta manera, si estás enojado, piensas en venganza, y al pensarla, la creas.

El gran problema es que lo que creas siempre regresa a ti. Y cuando algo desfavorable regresa a ti, se desajustan los pasos para conseguir tu meta. Recuerda que lo que de verdad conforma tu vida no son solo los grandes acontecimientos. Está en las cosas cotidianas. Una pequeña venganza puede hacer que tus objetivos no se cumplan.

Muchas situaciones adversas empezaron con un pequeño enojo. Así pues, detecta esas bajas vibraciones y cámbialas, para evitar crear con ellas todo un mundo que no deseas.

Eres potencial infinito

Esto significa que tienes una fuerza y un poder enormes. Eres Dios en acción, y por eso, un pequeño acto efectuado como respuesta a un enojo puede tener consecuencias inimaginables. Ejerces un poder infinito hasta en la más insignificante de tus decisiones. Todo lo que haces en esta vida tiene repercusión a nivel cósmico.

Esto es como salir a la calle portando el arma más letal del mundo. En el momento en que piensas algo, eso se te va a manifestar. Por eso resulta importantísimo que sepas ver con claridad de donde proceden todos tus pensamientos y procesos creativos, y que tengas los recursos para poder cambiarlos en el momento que te has equivocado.

Es normal cometer errores; somos humanos, y la inmensa mayoría de las personas permanece aún en frecuencias bajas. Además, el cuerpo físico es en sí de una frecuencia baja. No te culpes ni te sientas mal por ello. Tu propio cuerpo te tira para abajo, pero puedes tener el firme propósito de cambiar. Eres poder infinito y puedes cambiarlo todo.

Puedes haber desajustado tus pasos hacia la meta. No pasa nada; ajústalos de nuevo. No dejes nada al azar, porque cada uno de tus actos tiene consecuencias cósmicas, y todo el tiempo irradias una frecuencia. ¿Te acuerdas del «efecto mariposa»? Es tal cual. El aleteo de una mariposa activa una energía que genera un tornado en otra parte.

El alma purificada

Dentro de este despertar cuántico es necesario tener un alma purificada. Ya sabes que eres potencial infinito y que posees herramientas para trabajar con voluntad, claridad y propósito. Ahora debes purificar tu energía. Debes limpiar todo lo que has creado y estás creando.

Nadie más puede hacerlo por ti. No va a venir el párroco del barrio para sentarte en el confesionario y darte una penitencia para que desaparezca. Esa no es la dinámica del átomo. Regresemos al análisis cuántico: Toda la basura emocional que has creado y estás irradiando es energía.

Y la energía es eterna, pero también es fácil de transformar. Esto representa una gran ventaja, porque de otra manera seríamos esclavos de todos nuestros procesos creativos. La energía es transformable. ¿Y cómo la transformamos? Con nuestra mente. Así como has creado desorden, puedes crear orden.

Con tu mente desajustas los pasos hacia tu meta o los ajustas de nuevo, como dice Confucio. Aquí entra en juego otro postulado universal: La Ley de la Polaridad. Vivimos entre los polos de la luz y la oscuridad. Si te has metido en la oscuridad, puedes salir a la luz usando lo mismo con lo que entraste al polo oscuro: Tu mente.

Con la mente entraste al camino de la oscuridad y con la mente retomas el camino de la luz. No somos esclavos de la materia o la energía. No estamos encadenados a nuestros actos o pensamientos.

El papel de las emociones

La montaña rusa de emociones que experimentas en tu día a día se corresponde con un tercer postulado universal, que es la Ley del Ritmo. Esta ley establece que todo lo que sube tiende a bajar, y que todo lo que fluye, refluye. Sin embargo, puedes salir de esta espiral mediante el auto control y la auto corrección de tu mente.

En el momento en que detectas una emoción negativa, puedes utilizar herramientas mentales cuánticas y salir por completo de esa espiral emocional. Recuerda que las emociones positivas elevan tu frecuencia vibracional y que las negativas la bajan. Estas últimas te unen a procesos creativos de carencia.

Y esos procesos desfavorables provocan bloqueos en todos los aspectos de tu vida: En salud, trabajo, finanzas y relaciones. ¿Nunca te ha pasado que vas a un restaurant muy bonito y limpio, y la comida te cae fatal? Eso ocurre porque la frecuencia de los seres que están ahí ha irradiado los alimentos.

Resulta importantísimo salir de la espiral emocional y alcanzar un estado de neutralidad, armonía y paz. Debes irradiar gozo. Si alguien cocina con una radiación de amor, la comida será una hermosura. Preparas una ensalada muy sencilla y te la festejan como si fuera el manjar más elaborado y exquisito del recetario.

Incluso podrías escuchar la queja de otra persona: «Preparas una simple ensalada y todo el mundo la disfruta y les encanta, pero a mi no me dan ni siquiera las gracias cuando cocino platillos gourmet». ¿Con qué frecuencia crees que se cocinó ese gran manjar que nadie agradece? Es más satisfactorio comer amor, alegría y bendición.

Observa atentamente tu punto de elección

Lo que define eso que llegará a tu vida es tu mirada como observador en el campo cuántico, que es donde se encuentran todas las posibilidades. Todas ellas giran justo ahora a tu alrededor. ¿En qué entorno estás? ¿Bajo uno de amor, alegría y felicidad? ¿Estás tomando decisiones en base a ese entorno? Si es así, te felicito; vas bien.

¿O estás tomando decisiones bajo entornos y situaciones de baja vibración, donde campean la confusión, ira, culpa, tristeza y venganza? Puedes decirme: «Yo no odio nunca», pero ¿estás enfadada? Bueno, pues te cuento que ese enfado es un pequeño odio. La única diferencia en la intensidad del odio es la graduación del enojo.

¿Quieres ajustar los pasos hacia tu meta, como dice Confucio? Entonces debes tomar acción y convertirte en un trabajador cuántico, utilizando de forma consciente herramientas mentales. Con ello liberas tu potencial infinito y purificas tu alma. Son justamente las memorias de un alma no purificada las que te hacen tomar decisiones erradas.

En toda alma que no está purificada se despiertan memorias. Ellas te hablan al oído como una especie de Pepito Grillo insidioso. Es la mente inconsciente, que, ante un suceso menor, te susurra: «No puedes tolerar esto. Están abusando de ti». Escuchas eso y en ese mismo momento se te disparan la ira, el odio y el deseo de venganza.

Y el suceso que provoca esto puede ser hasta insignificante, pero la mente inconsciente te está recordando situaciones mucho más grandes, sin relación con lo que te acaba de suceder, y entonces tomas decisiones en base a esos sucesos inconscientes. Como un autómata dormido, actúas y obedeces lo que te está diciendo el inconsciente.

En realidad, ese odio nació en otro lugar. Yace en lo más profundo de tu mente inconsciente, quien te lo ha recordado. Ese recuerdo define tu mirada como observador.

Solo debes trabajar en ti para despertar

Como parte de este despertar cuántico, puedes salir de esa somnolencia en donde habías permanecido. Puedes hacerlo si identificas las frecuencias en las que vibras ahora. Luego, mediante el uso de tu potencial infinito, cambias las frecuencias vibracionales bajas. Así sales de la espiral emocional donde has entrado tantas veces.

Con eso dejas de estar dormido. Has entrado a este gran despertar cuántico, pero primero debes empezar a trabajar en ti. Es el único lugar donde necesitas trabajar para salir de los bloqueos y conseguir tus metas. Los pasos que tienes que seguir se desajustan en tu mente y se ajustan también en tu mente.

No tienes que trabajar en nada más. Olvídate de abandonar ciertos alimentos o de meditar todo el día. Eso no está funcionando porque no alcanza para este momento cósmico en el cual estamos ahora. ¿Por qué? Porque la oscuridad se está yendo en forma masiva de este plano, y al irse está detonando en ti todas tus memorias también de forma masiva.

Estamos en una nueva era

Hemos entrado de lleno en la Era de Acuario. Ya estamos consolidados en esta era donde las energías de baja frecuencia vibracional propias de la tercera densidad han iniciado su retirada. Como consecuencia, es probable que hasta hoy hayas estado más o menos equilibrado y que ahora estés absolutamente desequilibrado.

¿Por qué? Porque toda la oscuridad que has creado desde eones hasta ahora se está yendo de tu vida en forma masiva. Hemos entrado a un ciclo en donde la energía de tercera densidad ha empezado a salir en cascada a tu alrededor y en todo el planeta. Recuerda que como es arriba, es abajo. Lo que ves dentro de ti lo verás fuera.

Lo vas a manifestar fuera. Entonces, es necesario que empieces a borrar estas memorias en forma masiva, eficiente y voluntaria para evitar que te coman. Debes evitarlo, porque seguramente aparecerán, si no es que ya están allí. Si te encuentras en medio de situaciones que no puedes controlar, ten por seguro que han llegado.

Técnica para borrar karmas mientras duermes

Vas a tener que empezar a purificar tu alma de manera extraordinaria, porque la salida masiva de la oscuridad provoca dolor.

Si decides optar por la luz, primero debes salir de la fase de frecuencias bajas. Lo haces corrigiendo las energías que has creado. Utilizas exactamente el mismo poder con el que las creaste, que es tu potencial infinito. Con tu mente puedes transformarlas y salir de esa fase descendente por completo.

Herramientas para el despertar cuántico

Ahora debes usar herramientas para borrar esas memorias y reprogramarte. Transforma esa energía, y con ello transformarás tu observación en el campo cuántico. Recuerda que con ella realizas todas tus elecciones dentro de un ámbito de infinitas posibilidades. El campo cuántico te pregunta: «¿Estás segura de la elección que estás haciendo?».

Y si tu respuesta es afirmativa, entonces te la da. Y si esa elección está impregnada de una energía negativa, empieza a desenrollarse un ovillo de ira y venganza; tus familiares, compañeros y jefes no soportan la radiación que emites y no quieren estar a tu lado. Vas por la calle y casi chocas el coche. Te peleas con todos y por todo.

«No sé por qué todo me sale mal hoy», dices. La verdadera razón es que has elegido como observador una de las infinitas posibilidades, pero una que iba a provocar que se desenrollara un ovillo enorme de consecuencias desfavorables. Y tú no te enteras de la causa. Crees que las cosas son independientes unas de otras.

Eres parte del Todo

«¡Qué casualidad tan mala!», exclamas. «Justo ahora que está todo de cabeza me dicen que un familiar cercano ha enfermado gravemente». Pero ahora sabes que no son casualidades. Todos formamos parte de una gran Totalidad, y lo que tú haces provoca un efecto dominó en todo lo que te rodea y en todo el Cosmos.

Lo que pasa es que no lo puedes ver. Si tuvieras una pantalla gigante y pudieran mostrarte lo que cada una de tus acciones provoca en el Cosmos, te arrancarías los cabellos y te lo pensarías muy bien antes de hacer cualquier otra cosa. Y no estoy exagerando. Lo que accionas dentro de tu propio entorno tiene efectos en otros entornos.

Por esto debes dejar de percibirte como dual, separado del Todo. Ten en cuenta que cada uno de tus pensamiento y acciones, por más pequeña que sea, tiene consecuencias a nivel cósmico. ¿Ahora entiendes por qué el aleteo de una mariposa puede provocar un tornado en otra parte del mundo?

El principio seguro

Toma la decisión de entrar en el despertar cuántico. Toma acción ahora mismo, porque de ti depende y de nadie más. Empieza a usar herramientas y cambia tu realidad con ellas. Si percibes que no te alcanza con lo que estás haciendo, necesitas herramientas. Empieza por ti y termina por ti. Este es el principio más seguro que puedes adoptar.

No dejes tu vida paralizada por nada ni por nadie. Empieza por ti, sin esperar que el otro te apoye para empezar a cambiar. Tu propia radiación es la que va a cambiarlo todo, y así como generaste un ovillo de emociones negativas, puedes cambiarlo por un ovillo de luz, un ovillo de hilo de oro muy distinto a ese amasijo negro que armaste con tus frecuencias más bajas

Y este nuevo y enorme ovillo luminoso que puedes crear solamente empieza con un acto y una radiación de amor que lo envuelve todo. En ese momento, tu familia y todos los seres que te rodean cambiarán. Todo cambiará a tu alrededor. ¿O piensas que no se puede cambiar para bien? No esperes a que cambie el otro para que puedas ser feliz. Tu despertar está ahora mismo en tus manos, corazón y mente.

Si te gustó este artículo, te recomiendo que leas el artículo: «Coviértete en la solución para tu vida»