El camino hacia tu despertar

Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp

¿Nunca te pasó que cuando estuviste a punto de lograr algo enorme y maravilloso, un cambio extraordinario en tu vida, te boicoteaste justo al final y todo se frustró en el último momento?

Tal vez te parezca increíble, pero muchas personas le tienen miedo a la abundancia, al disfrute y al éxito. Cuando están a milímetros de llegar a la meta, se retiran de la carrera. Lo dejan para después y nunca terminan lo iniciado. Yo misma siempre dejaba para el último momento las cosas.

Nací reconociendo intuitivamente mi Presencia Yo Soy; hacía uso de ella y todo lo conseguía, pero, ¿sabes que pasaba? Siempre dejaba todo para el último minuto, o postergaba los últimos pasos de algo y muchas veces lo abandonaba sin terminar. ¡Era una gran procrastinadora, la mejor de todas!

Y justo de allí me ha venido la inspiración para hablarte sobre este tema. Para que no hagas lo mismo que yo hacía, que era dejar todo para mañana. El dejar para mañana algo que puedes hacer hoy evita que alcances la liberación hoy. Te impide transformar futuros potenciales no favorables que ya están en camino hacia tu vida, al estar construidos con tus memorias inconscientes que se detonan a diario.

Esto significa que si postergas algo, o todo, para mañana, postergas tu libertad y la llegada de futuros potenciales bellísimos. Futuros que podrían empezar a aparecer ahora mismo si tomas las acciones necesarias.

Hoy es el día perfecto para empezar a tomar acción.

Has tenido un aprendizaje transformador

Has podido aterrizar una información que antes podrías haber considerado muy lejana, situada muy arriba en el cielo. Antes, todo el día le pedías a alguien de arriba que te diera soluciones. Pero ahora te he bajado esa información. Te la expongo de manera muy sencilla y te la brindo en bandeja de plata.

He puesto especial énfasis en un punto crucial: La clave para evolucionar espiritualmente no reside en acumular información, sino en sostener una frecuencia vibracional alta. Es con esas altas frecuencias que tú retribuyes al campo cuántico lo que llega a tu vida. Cuando retribuyes con frecuencias altas, estás pagando con monedas de oro.

Y seguramente conoces también la existencia y veracidad de la Ley de Atracción. Ya sabes que es pensamiento-sentimiento, Pero debes considerar un dato muy importante y que muchas veces has pasado por alto: Que el sentimiento debe ser de altísima vibración. Precisamente por no tomar en cuenta este dato es que no había funcionado la Ley de Atracción en tu vida.

Pero en ocasiones sí ha funcionado, y esa parte que ha funcionado te ha sostenido en la verdad. Es lo que ha hecho que sigas sosteniendo la certeza de que hay algo que te puede salvar. El pensamiento, que es energía eléctrica, y el sentimiento, que es energía magnética, conforman la Ley de Atracción. La haces funcionar todo el tiempo, pero de forma inconsciente, y casi siempre en tu contra.

Usa la Ley de Atracción a tu favor

Actúas en tu contra cuando hablas desfavorablemente en tiempo presente. Dices: «Estoy enfermo. Me duelen las articulaciones. No tengo dinero». Al afirmar eso, el componente eléctrico se activa y funciona. Atraes a tu vida lo mismo que expresas con tu voz. Por esto es que debes ser extremadamente consciente y tener enorme cuidado en lo que hablas.

Porque esa es tu observación en el campo cuántico. Lo siguiente es tener también muchísimo cuidado con lo que vas a atraer con el magneto, que es la energía del sentimiento. Debes ser extremadamente consciente de generar frecuencias altas. Recuerda que la fórmula no está sólo en pedir, sino en elevar tu frecuencia vibracional.

El componente magnético siempre se activa y funciona, pero si desciendes tu frecuencia, atraes carencia; si la aumentas, atraes abundancia. Así que no te preocupes en pedir, sino en conservar tu frecuencia alta, en mantenerla en amor, paz, armonía y gozo constantes. En cambio, la frecuencia baja está enlazada con el miedo. Si pides: «Quiero ganar un millón de dólares en la lotería», eso no te va a llegar nunca, porqué lo pides desde la desesperación y no desde el amor.

Empieza por el principio y no por el final

Podrías preguntarte ¿cómo sostengo entonces esta frecuencia alta? ¿Bailando todo el día? ¿Riéndome todo el día? ¡No! Para provocar la risa y para evocar el baile tienes que ir a la Fuente. ¿Y donde está? En tus cuerpos físico, emocional, mental y espiritual, donde también están las memorias que te impiden bailar, cantar y reír todo el día.

Hay memorias dentro de todos tus cuerpos y que detonas a cada instante. Esas memorias te conectan con el miedo, el odio, la tristeza y el resentimiento. Ahora te pregunto: ¿Podrías bailar cargando todo eso? ¿Podrías cantar si estás lleno de resentimiento y odio? ¿Puedes reír cuando te corroe la ansiedad o enmedio de un ataque de pánico?

Así pues, muchas personas empiezan por el final, que es el pedir, y no por el principio. El principio es sostenerte en altas vibraciones borrando y neutralizando memorias en todos tus cuerpos, o sea, en el inconsciente. Esas memorias son lo que bloquea tu risa, canto y baile.

Incrementa la amplitud y longitud de onda de tu vibración

Ahora tienes herramientas cuánticas para lograrlo. Unifica tus chakras para unirte a la Fuente. En el momento en que te unes a ella, expandes de forma grandiosa tu campo electromagnético. Antes estabas contraído, en el miedo, y a cada crisis te contraías más, hasta que tu campo electromagnético ya no era capaz de observar la abundancia. Estabas en el foco de consciencia de la carencia.

Así pues, la Unificación de los Chakras te conecta con la Fuente. Es una de las mejores meditaciones que puedes hacer. Muchas personas me han escrito diciéndome: «No sé lo que me pasa; de pronto siento un calor y una radiación enormes y veo colores». Lo que pasa es que se conectan con la Fuente. Antes permanecían desconectados.

Técnica de Unificación de los Chakras

Y esa es la diferencia entre lo que vives ahora y lo que vivías antes. También tienes la Técnica del Perdón. Con ella le he dado vuelta a las cosas. Antes intentabas perdonar a otros, o esperabas que otros te perdonaran a ti. Pero nada de eso sirve si primero no te perdonas tú.

Reto de 10 días para trabajar el Perdón

Debes perdonarte tú porque el odio está dentro de tí. No está afuera. Nadie ama ni odia para afuera. Uno es amor o es odio. Es un estado del ser. El odio y el amor son estados personales del ser. Y ese estado del ser, esa frecuencia que irradias, sea de amor o de odio, es lo que emanas en tu campo electromagnético, y es, por efecto de la Ley de Atracción, lo que atraes a tu vida.

Lo igual atrae a lo igual

Entonces, si odias a tu madre, en realidad te odias a ti mismo. El odio y el resentimiento están dentro de tí. Si las personas que llegan a tu vida te dañan y lastiman, lo que está dentro tuyo es ese daño. Tú, con tu propia frecuencia y radiación, le estás pidiendo a los demás que te lastimen y dañen. Y los demás dicen «De acuerdo», porque resuenan en tu campo. Ellos tienen las mismas memorias que tú.

Y por eso no podrá llegar nadie a tu vida que no sea igual a tí. Es la Ley de Atracción. Esa persona de la cual te quejas tanto es exactamente igual a tí. Me podrás decir: «Pero si yo no hago nada. Soy muy bonita y muy sumisa». Y te contesto: Está en tu radiación. Está en tus memorias. Está en todo lo que emanas. Te puedo asegurar que, bonita y sumisa, el día que explotes revientan los cristales.

Porque hay un volcán dentro de tí. Los volcanes son preciosos. Hay muchos estudiantes que viven cerca de volcanes; los ven desde la ventana y me mandan fotos. Bellísimo, pero el día que haga erupción ese volcán lo destruye todo. Los sumisos y los bonitos son volcanes inactivos que se pueden llegar a activar.

Yo puedo saber la medida de tu volcán viendo el espejo que me refleja lo que atraes. Cuanto más daño estás recibiendo en este instante, tu volcán es más potente. Por eso recibes tanto daño: Todo eso está dentro de tí. Y aquí es donde entra en juego la Ley del Perdón. Con ella te empiezas a perdonar.

A partir del momento en que empiezas a perdonar a cada uno de tus átomos, moléculas, células, órganos, y a tu cuerpo entero, ese cuerpo tuyo ya no es el mismo. Ahora es un cuerpo en expansión. Es un conjunto de átomos expandidos. Antes eran átomos contraídos, pero gracias a esta expansión, puedes empezar a realizar el cambio.

Herramienta para Trabajar el Perdón

Así pues, con la Unificación de los Chakras nos hemos conectado a la Fuente, y con la Técnica del Perdón hemos expandido nuestra resonancia y nuestra frecuencia vibracional.

Unidos alcanzamos una potente resonancia

Lo primero que debes hacer es tomar distancia de la resonancia colectiva y de la influencia de todos los que nos han llevado a poner a Dios fuera de nosotros para controlarnos. Evita caer bajo las órdenes de los caciques que quisieron quitarnos el poder, desempoderarnos y dominarnos.

Al entrar todos nosotros en la consciencia colectiva hemos sacado a Dios. Lo pusimos fuera de nosotros. El miedo a ser Dios nos desempoderó, nos limitó y nos esclavizó. En vez de seguir nuestro propio poder, seguimos a seres que, conociendo ese poder, lo usaron para dominar a los demás. Eso ocurrió durante miles de años.

Ahora es momento de volver a meter a Dios en nosotros. Es momento de desencadenar una potente resonancia de grupo, conformada por muchos seres con Dios dentro, unidos en pos de la liberación de toda la humanidad.

Esos seres somos nosotros. Este grupo que es nuestro ahora, unido en esa potente resonancia en la cual todos y cada uno estamos cambiando, empoderándonos sabiendo que no existe un Dios fuera. Ahora reconozco que está en cada una de mis partículas cuánticas, átomos, moléculas, células, tejidos, órganos, piel, cabello… Dios está en mis ojos, mi tacto, mi oído, mi olfato y mi gusto.

Entonces, cada vez que toques algo, recuerda que es Dios quien utiliza tu cuerpo para poder percibir eso que tocas. Cada vez que huelas una bella fragancia, es Dios quien percibe ese olor. Cada vez que comas algo, es Dios quien disfruta de ese placer. Cuando escuchas, ya sea solamente el silencio o una bellísima melodía, es Dios quien goza, y tú, como su vehículo, se lo permites.

Sé Dios en acción

Todos recibimos una inmensa radiación por parte de la Hueste de Maestros que siempre nos acompaña. Por todo esto debemos sentir gratitud. La gratitud es una gran consciencia expansiva y una gran radiación expansiva. Conéctate con la gratitud ahora mismo y accede a una consciencia absolutamente distinta; a una consciencia en la cual somos omnipotentes.

La omnipotencia es una característica divina. ¿Qué significa? Que somos potencia absoluta. Que todo lo que nosotros empezamos a desarrollar como lo que somos —Dios en acción— nos hace más poderosos, hasta que llegamos a conectar con otra característica de Dios: La omnisciencia. ¿Crees que no es posible entrar en esa consciencia del saber absoluto? ¡Claro que sí!

Rediseña lo que no te guste de tu vida

Pero resulta imposible conectarte con la omnisciencia que en realidad eres si te mantienes ocupado pensando en pasados lamentables y futuros terribles. En cambio, si modificas tu foco de consciencia empiezas a recibir información que poco a poco vas integrando en ti. Y una vez integrada recibes más. Todos estamos capacitados para conectar con la omnisciencia. Es más, debes hacerlo.

Limpia tu mente. Ahora has podido conectarte con la consciencia expansiva, porque yo te la he transmitido. Y la has expandido no sólo por este aprendizaje transformador, sino a través de las técnicas cuánticas que te he regalado. Ya no eres el mismo, pero ahora debes evitar el riesgo de caer en el conformismo. Esto recién empieza.

Recuerda que necesitas empezar a borrar memorias en todos tus cuerpos, y que lo tienes que hacer tú. Nadie puede hacerlo por tí. Necesitas herramientas para controlar tu mente, y el control de tu mente sólo lo realizas borrando, o neutralizando, dichas memorias ahora mismo. Nunca olvides que todos somos dioses en acción. Todos somos merecedores.

No detengas tu evolución

Continúa tu proceso con absoluta certeza. Continúa con el amor que has recibido desde que iniciaste esta enseñanza. Continúa con la intensidad y la atención que has puesto a muchas de mis palabras. Utiliza todas las herramientas a tu alcance. Con intensidad, certeza y amor puedes cambiar cualquier cosa en tu vida.

No detengas tu camino. Has iniciado un aprendizaje transformador y único, Te lo brindo a partir de mi propia experiencia y siempre desde mi corazón. Te muestro exactamente el mismo camino y los mismos pasos que he dado yo. Te comparto mi verdad de acuerdo a lo que aprendí en mi caminar hacia esta mágica presencia en la cual hoy vivo.

Siempre estoy contigo. Estamos unidos en la misma radiación. Así que no detengas el camino hacia tu despertar.

Si te gustó este artículo y quieres profundizar más en este tema, te recomiendo que leas el artículo anterior: Sé la presencia iluminada.