Inicia tu despertar cuántico

Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp

La mayor parte de mis enseñanzas provienen de una fusión entre la física cuántica y la metafísica, y así, una de las primeras cosas que te he compartido es la necesidad de elevar tu frecuencia vibracional, porque esa es la salida de todos tus bloqueos. Tu frecuencia vibracional es lo más importante y es lo que más te debe preocupar, porque con ella imprimes lo que está viniendo a tu vida.

Mientras sigas retribuyendo al Universo con una frecuencia vibracional baja, lo único que obtendrás de él será lo mismo que has obtenido hasta ahora. Estarás siempre bloqueado. La única salida a todos tus problemas es ascender, y ascender significa elevar tu frecuencia.

Cuando elevas tu frecuencia vibracional hasta entrar en la alegría, la paz y el amor, tu foco de consciencia cambia por completo: En vez de observar las cosas malas en tu vida, empiezas a ver todo lo bueno que está a tu lado y que no puedes ver en este momento.

Eso hace una enorme diferencia; recuerda que el Universo, Dios, la Fuente, o como quieras llamarlo, es luz y oscuridad, y de esta forma, lo que atraigas a tu vida dependerá de tu visión. Eres el observador en este campo cuántico.

¿Luz u oscuridad?

Si tu frecuencia vibracional es baja, tu visión estará enfocada en la oscuridad y no en la luz. Esto es así porque luz y oscuridad coexisten en este instante. En este preciso momento, al leer estas líneas, estás enfocada o enfocado en la luz. Por lo menos, no estás siendo presa de la preocupación viendo todas esas malas noticias por la televisión.

Al encender el televisor tu foco de atención se traslada hacia la oscuridad. Puedes permanecer en una misma habitación y enfocarte en la luz o la oscuridad de acuerdo a tu frecuencia vibracional; depende de ti y de nadie más. 

Si como observador en el campo cuántico te enfocas en la luz, todo lo que vendrá a ti será bueno, pero si te enfocas en la oscuridad, lo que atraerás será exactamente lo mismo que estás observando.

Así pues, la Ascensión es un cambio de foco de consciencia producto de la elevación de tu frecuencia vibracional.

La Ascensión no significa que te van a crecer alitas y vas a salir volando por los aires con una aureola en la cabeza. Solo es elevar tu frecuencia vibracional y cambiar la forma en que ves la vida. Podrías preguntarme: «¿Y qué importancia tiene cambiar dicha visión?».

Y la respuesta es muy simple: Donde está tu atención están los acontecimientos de tu vida. Tu observación en el campo cuántico en este momento atrae lo que vendrá en el momento siguiente. Pero tal vez debamos definir lo que significa la palabra «cuántico».

¿Qué es lo cuántico? 

Todo el mundo habla de lo cuántico y actualmente el adjetivo se le aplica a una gran variedad de cosas, así que trataré de ser lo más clara posible. Todo lo cuántico se refiere a un análisis especial de la energía y la materia, así como de la manera cómo se desenvuelven en diferentes entornos y situaciones.

Este análisis se realiza en la energía y la materia porque todo en el Universo está constituido por esos dos elementos. La materia está formada por átomos, y a su vez, los átomos están formados por partículas subatómicas, entre ellas el protón, el neutrón y el electrón.

Así se conforma todo lo que vemos en este mundo, en este momento y en esta dimensión, a la que hemos llegado descendiendo nuestra frecuencia vibracional. En realidad nosotros somos seres de luz, con una frecuencia vibracional altísima.

De ser luz hemos descendido a consciencia. Dijimos: «Bueno, vamos a hacer descender la luz hasta constituir la materia». Lo más curioso de todo esto es que esa materia que vemos y nos preocupa tanto, incluyendo nuestros cuerpos físicos, constituye sólo el 4 por ciento de la realidad.

Ese 4 por ciento de la realidad conforma el núcleo del átomo, que es lo que constituye la materia. Dicho núcleo está formado por protones y neutrones. ¿Y qué es el 96 por ciento restante? Es algo mucho más importante que la materia: Es el vacío que forman los electrones girando alrededor del núcleo atómico. Es allí donde debemos enfocar nuestra atención, y no en la materia.

Así pues, el 96 por ciento de toda nuestra realidad está formado por ese vacío en el que los electrones giran alrededor del núcleo, o sea, alrededor de la materia. Alrededor de todo lo que puedes mirar, tocar y sentir hay un mundo que no puedes ver.

¿Por qué debemos enfocarnos en ese vacío? 

Los electrones que giran y giran a tu alrededor constituyen infinitas posibilidades. Esto quiere decir que tú, que eres materia y que vendrías a ser como el núcleo del átomo, tienes a tu alrededor un vacío enorme que constituye el 96 por ciento de toda tu vida, de todas tus existencias, de todas tus multidimensiones, de todos tus multiversos y de todas tus realidades paralelas.

Esto significa que la solución a todos tus problemas está girando a tu alrededor en este preciso momento, preguntándote: «¿Qué quieres? Tengo infinitas posibilidades de darte todo; sólo tienes que pedirlo». Estas infinitas posibilidades están girando y esperando que tú, que eres el observador con tu mente, des una orden y selecciones una de ellas.

Imaginemos que tu cuerpo físico es el núcleo del átomo. A tu alrededor giran infinitas posibilidades para tus relaciones, tu dinero, tu salud, tu Ascensión, tu conocimiento de los Maestros… ¡Infinitas posibilidades de todo! Y solamente tienes que usar tu mente y darle una orden a todas esas posibilidades.

Eres potencial infinito. Esto significa que tienes el poder para seleccionar absolutamente todo lo que quieras que venga a tu vida.

Y aquí regreso al tema de la Ascensión que te mencioné anteriormente, así como a ese televisor que emite noticias malas. Ese noticiero es la oscuridad, pero por ahora afortunadamente no te afecta, porque estás aquí conmigo.

Tú, como observador en el campo cuántico, estás leyendo este artículo, y ahora sabes que como tienes infinitas posibilidades de selección, tienes infinitas posibilidades de solución.

Tienes infinitas posibilidades de superar todos los bloqueos de tu vida. Todo depende de la frecuencia vibracional que tengas en este momento, porque ella es la que va a seleccionar lo que va a venir a ti.

Si eliges estar nervioso, amargado o preocupado por todas las noticias que se transmiten en vez de elegir centrarte en lo que te he dicho, estás seleccionando todo el drama que se vive en el planeta Tierra. En un solo instante puedes pasar de la luz a la oscuridad y viceversa, porque seleccionas una u otra con tu mirada como observador.

Vives en tres tiempos simultáneos

Tienes un tiempo actual, que es el presente; el aquí y ahora. También tienes un pasado y un futuro. El problema que afrontan la mayoría de las personas es que enfocan toda su atención en ese pasado o en ese futuro, olvidándose del tiempo presente. O están apegados a las desgracias ya vividas, o tienen pavor ante un futuro incierto.

En realidad, vivimos los tres tiempos de manera simultánea. Los electrones que están girando a tu alrededor se encuentran todos en este presente, esperando tu observación. Están escuchando tu frecuencia vibracional, y si ésta es de miedo, te darán lo mismo que tienes ahora.

El electrón dice: » ¡Uy! Esta chica o este chico quieren más de lo mismo. Pues entonces se los daré. Ni siquiera tengo que trabajar duro porque siempre es igual». Y lo peor es que aparentemente cambias, pero todo permanece idéntico. Cambias de trabajo o cambias de novio, y estás en la misma situación.

Cambian los personajes, pero no la obra. El electrón, que tiene infinitas posibilidades, te vuelve a dar exactamente lo mismo, porque eso es lo único que estás observando, atrapado en el miedo ante un pasado desfavorable o un futuro incierto. Y piensas: «A todo el mundo le va bien menos a mí».

Ante esto, lo que debes hacer es centrarte en este tiempo actual y empezar a pensar solamente en lo que de verdad quieres. ¿Cómo quieres que esté conformada tu vida? Elimina todos los pensamientos referentes al pasado, los resentimientos, el rencor, el odio y la culpa.

Elimina también todo pensamiento respecto a un futuro incierto; sólo céntrate en el ahora, que es el tiempo en el cual puedes entrar en las infinitas posibilidades que están girando a tu alrededor y elegir una.

Debes saber que el pasado es inestable y lo puedes cambiar por completo al realizar dicha elección. Asimismo, el futuro es infinito, porque tiene infinitas posibilidades de realización. Imagínate que eres el núcleo observando esas infinitas posibilidades. Elige la mejor, la más grande, la más hermosa, la que dé más felicidad a tu alma.

Tienes infinitas posibilidades

Empieza a seleccionar, con una mente centrada en el siguiente pensamiento: ¿Qué es lo que de verdad quiero? Si aún no lo sabes, siéntate en calma y espera a que venga la información. Pregunta a tu Presencia Yo Soy y pídele que ponga tus deseos ante ti con un decreto en tiempo presente: Ahora veo mis deseos; ahora siento y ahora intuyo mis deseos.

Pide al Universo que te diga qué es lo que realmente deseas, porque no te sirve de nada pedir 15 millones de Euros en el banco si tu alma no desea eso. Tampoco pidas simplemente por pedir. Decreta que tu Presencia Yo Soy te permita ver ese deseo, para así saber lo que quiere de verdad tu alma y elegirlo.

Establece tu punto de elección

Cuando sabes lo que deseas tus observaciones en el campo cuántico pueden serte muy favorables. Tu punto de elección es la decisión total y firme de lo que quieres para tu vida. Obviamente, tiene que ser sincero. No puede ser: «Bueno, ya que estamos en esto de pedir, pido miles de millones en el banco y así ya no tengo ningún problema».

Eso no es un punto de elección. Es miedo a no tener dinero. Tómate tu tiempo y elige bien. Si te toma un mes o un año, no importa. Mientras eliges, disfruta de la vida, porque de esta manera pagarás al Universo sus dones con la moneda más valiosa: Una frecuencia vibracional alta. De esta manera, tu punto de elección será luz y no oscuridad. 

Para poder tener un punto de elección perfecto, de acuerdo a los deseos de tu alma, tienes que observar la luz, y la observas solamente con alegría, paz, amor, buena voluntad y aceptación. Sal del odio, los resentimientos, la culpa y la vergüenza. Muchas personas no piden porque tienen vergüenza. Dicen: «Eso es demasiado para mí. Voy a pedir poquito, por si las dudas».

Pedir poquito es miedo; es frecuencia vibracional baja. Por eso digo: Pidan alto y pidan grande, de acuerdo a los deseos de su corazón. Ya no pidas ganar la lotería, porque eso no te va a salvar la vida y es miedo absoluto. Trabaja en cambio con las infinitas posibilidades que están alrededor tuyo y que pueden dártelo todo en este instante. 

Opta por la luz

Elige la luz y no la oscuridad. Ambas coexisten ahora mismo, en este preciso instante, y ninguna de las dos está lejos de ti. De hecho, todos somos luz y oscuridad. Recuerda que uno de los principios inalterables que rige al Universo es la Ley de la Polaridad.

Entonces, sal de las emociones negativas. Empieza a ver la vida con felicidad. Cada día es una oportunidad maravillosa. Deja de observar el desempleo y la enfermedad, así como las malas noticias con respecto a tu país, el gobierno, los presidentes o el mundo en general.

Sal de la oscuridad por completo, porque dónde está tu atención, eso se manifiesta. Si observas oscuridad, la reproduces, y no sólo para ti, sino para todos. En cambio, si ves luz, te bendices y bendices a los otros, porque todo es Unidad. Eres responsable no sólo de tu vida, sino de todo lo que haces por el Universo.

Experimenta un despertar cuántico

Conviértete en un ser cuántico mediante la selección acertada de tus pensamientos, y así te ayudarás y ayudarás a los demás. Para lograrlo de una forma más eficaz, necesitas herramientas. Debes tomar acción. No sirve de nada estar todo el día leyendo el Libro de Oro de Saint Germain si no te pones a trabajar con voluntad, esfuerzo y dedicación.

Y ese trabajo se realiza con herramientas que te permiten controlar tu mente minuto a minuto, las 24 horas del día. En este campo cuántico que es el Universo todo es mental, porque todo es seleccionado en estas infinitas posibilidades por un observador, y ese observador es la mente.

esta mente puede ser individual o universal, pero es una mente la que ha creado todo el Universo y lo está sosteniendo minuto a minuto. ¿Sabías que hay Seres Cósmicos enormes que están unidos a todos nosotros sosteniendo este planeta Tierra? Sin ellos, nosotros no existiríamos. 

Nosotros somos construcción o proyección de una mente. Nada más que eso. De ahí la gran importancia de experimentar este despertar cuántico y de tener herramientas para controlar y corregir tu propia mente.

Perdona y cierra las puertas a la oscuridad 

Si quieres observar la luz, cierra y perdona. Al cerrar una pequeña puerta, se abre un portal enorme, pero primero debes vencer el miedo. Yo muchas veces tuve que tomar decisiones con terror, sabiendo que el camino pasaba por traspasar ese miedo y tirarme al vacío. Hoy sigo traspasándolos, porque este proceso de evolución y ascensión también genera temor. Siempre hay un miedo más que traspasar.

Para ayudarte a perdonar, tienes la Meditación del Perdón: Como es arriba es abajo en esta misma página web. Búscala y úsala; es una herramienta cuántica que está basada en el pedir perdón a tus propios átomos y así eliminar todas las emociones negativas que permanecen en tu cuerpo físico e impiden que alcances una alta vibración.

Al empezar a utilizar esta herramienta, no te asombres si te sientes enfadado, triste, o simplemente raro. Esto es bueno, porque indica que está funcionando. Estos síntomas persisten aproximadamente por 48 horas. En ocasiones te puede dar mucho sueño, porque estás eliminando toxicidad de todo tu cuerpo físico.

Utiliza también el muy poderoso decreto: Yo Soy la Ley del Perdón en la mente y los corazones de todos los hijos de Dios.

Aumenta la frecuencia vibracional de tus expectativas 

Deja de pedir en pequeño, porque esta petición está sustentada por el miedo a que no se cumpla lo que has pedido. Aumenta la frecuencia vibracional de tus expectativas, trabajando en una pregunta clave: ¿Qué es lo que yo deseo?.

Llénate de grandes expectativas y conviértete en un ser expectante, sabiendo que puedes entrar en un campo cuántico donde infinitas posibilidades giran a tu alrededor en este mismo instante. Elige la mejor de todas ellas, no una mediocre. Mantén una frecuencia alta con respecto a tus expectativas.

Trabaja con herramientas cuánticas para elevar dicha frecuencia y salir del miedo. El miedo es algo normal en esta dimensión. Es algo que se aparece todo el tiempo, y por eso hay que traspasarlo y evitar que te genere bloqueos. De esta manera, debemos enfrentar nuestros miedos y combatirlos. ¿Cómo? Mediante la autocorrección y el autocontrol de nuestra mente.  

Empieza a vivir como si ya lo tuvieras

Desde el mismo momento en que seleccionas una de las infinitas posibilidades que están girando a tu alrededor, ya la tienes. Entonces, desde el minuto siguiente a tu elección, empieza a vivir como si ya la tuvieras. Esto es extremadamente importante, porque eso es dar el primer paso con fe. Es reconocer tu Presencia Yo Soy.

Entonces vive como si ya lo tuvieras. Reconozco que es una tarea difícil, porque los miedos surgen de nuevo y otra vez debes combatirlos. Los miedos siempre impiden que disfrutes cada instante del ahora. Es difícil, pero debes luchar por ello. Vivir como si ya lo tuvieras aumenta enormemente tu frecuencia vibracional.

Seguro has experimentado esa sensación de disfrute que te da el estrenar una prenda de vestir que deseabas mucho y que te queda fantástica. Estás feliz y te sientes más bella o más apuesto. Esa misma expectación, ese mismo gozo y ese mismo entusiasmo son las sensaciones que debes tener cuando seleccionas una de las infinitas posibilidades.

Si estás triste, no podrás pedir con entusiasmo. Primero tendrás que empezar a observar la luz y a enfocarte en ella para poder salir de todas tus limitaciones. Así pues, debes trabajar en hacer brotar en ti ese entusiasmo. La palabra «entusiasmo» proviene del griego en-theós, que significa en Dios, por lo que entusiasmo significa experimentar la sensación de tener a Dios dentro de ti.

Y si pides con entusiasmo, justamente esa sensación será la que atraigas a tu vida. Cuando yo me doy cuenta que me ha brotado el entusiasmo, digo: «Ya está, ya lo tengo, ya lo imprimí y está sellado a fuego, y es imposible que no venga a mi vida».

Para tener entusiasmo es muy importante trabajar en tu frecuencia vibracional. Tienes que salir de esos lugares oscuros, apagar el televisor y no conectarte con la consciencia colectiva de la humanidad, porque está tratando de mantener la oscuridad en este planeta Tierra. Está lanzando patadas de ahogado.

La oscuridad no quiere irse de este planeta. Está tratando de ensuciar tu mente para que la luz no se instaure en definitiva en la Tierra. Sin embargo, hemos entrado en una edad en donde la luz reinará por siempre y para siempre..

No escuches a la oscuridad. No la observes, para no darle posibilidad alguna de persistencia. Apaga todos los noticieros y vive tu vida como si no existiera nada más, porque en definitiva tú no dependes de las noticias. No dependes de nadie. Tu vida la construyes tú mismo.

Que la oscuridad no ensucie tu bella alma ni perturbe tu mente. Hemos arribado a una era de luz, y la luz es más potente que la oscuridad. Deja de darle a la oscuridad la posibilidad de que se salve. Construye tu vida minuto a minuto, sin que te importe lo que pase allá afuera. Entra en el campo de las infinitas posibilidades que están girando ahora mismo a tu alrededor y selecciona la mejor y la más grandiosa para ti.

Si te gustó este artículo y quieres profundizar más en cómo recibir más y mejorar tu vida, te recomiendo que mires este artículo: Recibe más del universo dando a otros.