Trabaja para el Universo y acciona la llave del éxito

Share on facebook
Share on google
Share on telegram
Share on whatsapp

Hoy veremos la importancia de trabajar para el Universo, ya que esta es una de las formas más eficaces de accionar la llave del éxito. Debes trabajar a su favor y no en su contra, que es como lo has venido haciendo hasta ahora.

En primer lugar, ten en cuenta que el Universo no opera de manera azarosa o por capricho. Se rige por un conjunto de leyes que siempre se cumplen, y por esto mismo te conviene conocerlas. Lo más importante es que puedes darles total cumplimiento con tan sólo visualizar al otro en la luz y bendiciéndolo.

Saint Germain lo formuló de esta manera:

Cuando bendecimos y visualizamos en la luz a otros tenemos una actividad doble. Por un lado, estamos recibiendo protección. Por otro, nuestros pensamientos, la luz y la bendición que estamos enviando, se anclan en nuestra consciencia. Además, intensifica esa cualidad en la persona a la que se lo estamos enviando.

Así, las siete leyes universales enunciadas en el Kybalion son:

1. Ley del mentalismo

Todo es mental en este Universo. Por tanto, si esta bendición que he enviado queda anclada en mi consciencia, y nos encontramos en un Universo mental, ¿qué voy a recibir yo? La misma cualidad que estoy enviando. Quiere decir que mi propia bendición me va a bendecir, porque todo es mente.

Yo siempre digo: Cuando hagas algo, que sea por tu propio bien. Si quieres amar a los demás, primero debes amarte a ti mismo. Cuando bendices a otros, te bendices tú. De esta manera, cuando visualizas en la luz a otro y lo bendices, lo más importante lo recibes tú.

2. Ley de Correspondencia

Al realizar acciones para los demás, estas redundan en tu propio beneficio, pero además cumples el segundo principio universal: Como es arriba es abajo. Todo lo que haces se manifiesta en los planos físico, emocional, mental y espiritual. Lo que yo manifieste en un plano, se manifestará también en los planos superiores e inferiores.

Si yo estoy anclando esta bendición en mi consciencia, va a actuar en todos los planos, obedeciendo a la Ley de Correspondencia. Quiere decir que cuerpo, mente y espíritu actúan en unidad.

3. Ley de Vibración

Esta es la célebre Ley de Atracción: Lo igual atrae a lo igual. Quiere decir que si yo vibro en esta bendición, lo que va a venir a mí van a ser bendiciones y perfección divina, manifestándose en esta unidad que son los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual. Además, al bendecir a los demás, vibro en el amor.

4. Ley de Polaridad

Este principio establece que todo es doble. Los semejantes y los antagónicos están unidos, y todas las paradojas son reconciliables. Esto significa que esa vibración de bendición que estoy emanando hacia el otro va a provocar una reconciliación entre nuestras paradojas. Ese otro puede ser mi semejante o mi antagónico, dependiendo del momento en que nos encontremos en este plano físico, pero al bendecirlo, tendré un proceso de reconciliación con él.

5. Ley del Ritmo

Todo fluye y refluye. Esto quiere decir que todo aquello que yo envíe va a regresar a mí en un movimiento de compensación. Todos los desequilibrios, las diferencias y las deudas kármicas que debas saldar serán compensadas por la dinámica de esta ley universal que siempre se cumple.

6. Ley de Causa y Efecto

Si mi causa hacia otra persona es de amor, bendición y luz, ¿qué será lo que va a venir a mí como efecto? Más amor y más luz. Mediante esta causa luminosa puedo incluso trasmutar una causa dolorosa, ya que, si tenía con alguna persona cuentas que saldar, al bendecirla lo que va a venir a mí va a ser amor.

7. Ley de Género

El género está presente absolutamente en todo, porque todo en este Universo posee un principio femenino y uno masculino. De igual forma, el género se manifiesta en todos los planos, y nuestro trabajo consiste en mantener el equilibrio entre ambos..

¿Qué debes hacer para que estas leyes actúen a tu favor?

Lo que has estado haciendo hasta ahora es poner tu atención en los actos del otro. Cuando tomas nota del defecto del otro, ese defecto se empieza a intensificar. Entonces, pones el foco en ese defecto y lo empiezas a juzgar y a criticar. Todo lo contrario a lo que dice Saint Germain: Bendecir y sostener en la luz al otro.

Saint Germain afirma que, si bendigo y sostengo en la luz al otro, tengo una actividad doble: Primero, activo protección, y segundo, anclo esa bendición en mi consciencia. Si yo juzgo y critico al otro anulo mi propia protección. Si digo que alguien es un mentiroso, estoy observando la mentira, y eso será lo que vendrá a mi vida. Si observo el robo, vendrán robos.

Lo que veas en el otro, irremediable e inevitablemente va a venir a ti. Cuanto más intensa sea esa observación, más rápido vendrá. Si solo observas oscuridad, no te sorprendas si te pasan tantas cosas desfavorables, si no avanzas y estás bloqueado, o si tienes problemas de salud, de relaciones o de finanzas.

Bendice. Cuando lo haces, estás trabajando para el Universo, y cuando esto ocurre, se te abren todas las bendiciones y se abre la llave del éxito en tu vida.

Entonces, cuando pidas algo, irremediable e inevitablemente el Universo te lo va a dar en bandeja de oro, porque eres un trabajador de la luz. Te conviertes en un trabajador de la luz.

Toma acción y sal de la oscuridad

Borra de tu consciencia para siempre el acto de observar la oscuridad en el otro. Si estás con personas tóxicas, manda hacia ellas bendiciones y luz. Así recibirás la doble cualidad: Protección y anclaje en tu consciencia de bendición y luz. No te asombres si ese ser tóxico desaparece de tu vida, porque la luz atrae a la luz, por efecto de la Ley de Vibración. Asimismo, por la Ley de causa y efecto, lo igual atrae a lo igual.

Supongamos que ahora estás en un mar de oscuridad. La única salida que tienes es visualizar a otros en la luz y bendecirlos. Nosotros tenemos energías que hemos generado en el pasado, ancestrales o en nuestras propias vidas pasadas, pero ahora estás aquí. Y si estás aquí conmigo, significa que quieres ser un trabajador de la luz.

Pero tienes que tomar acción. No esperes que alguien venga a salvarte. Tú tienes que salvarte a ti mismo.

Así pues, ahora te planteo varios pasos para accionar la llave del éxito trabajando para el Universo.

1. Cierra la boca, los ojos y los oídos

Si haces esto dejas de ver la oscuridad y visualizas a otros en la luz. Emanas bendiciones incluso para aquellos que hoy te están haciendo daño.

Reconozco que es una tarea difícil, porque tendrás que trasmutar esa emoción negativa con la cual has creado esa situación. La creaste con sentimientos de odio, venganza, resentimiento y enfado.

Todos hemos estado en ese punto, porque venimos cargando una cruz: Las energías que están en nuestros cuerpos emocional y mental, e incluso en nuestro cuerpo físico, porque también están en el ADN, en el cual se activan sin que puedas evitarlo.

Al principio, ver solo bendición va a sonar muy falso para ti. No importa, porque la mente no distingue entre lo que es verdad y lo que es mentira. Así que empieza a mentir; da la luz y la bendición, aunque no lo sientas. Aunque estés pasando por una situación muy difícil. Miente, porque de acuerdo a la Ley del Mentalismo, vas a engañar a tu cerebro y cuando lo engañes, lo tienes.

Recuerda lo que afirma Saint Germain. Esa luz y esa bendición se van a anclar en tu consciencia. Entonces, como por arte de magia, esos procesos creativos que estaban actuando por el odio, desaparecen. Pero no tengas miedo. Desaparece la emoción y no las personas. ¿Qué cambió? Tú, al dejar de crear esa situación en tu vida.

Tienes que dejar de criticar y de juzgar. Si quieres visualizar a alguien en la luz y bendecirlo, tienes que dejar de mandarle oscuridad y maldiciones. Empieza a mentirle a tu mente y visualiza a todos en la luz. Cuanto más intenso sea tu trabajo, más rápido estarás protegido y anclarás la luz y las bendiciones en tu vida.

Y por arte de magia todo va a cambiar. Van a aparecer personas que te van a ayudar y se crearán situaciones favorables. Cuando el Universo te da algo, te lo da en bandeja de oro. Te lo da de forma casi desapercibida; parece algo sencillo y normal. Parece normal porque el Universo tiene infinitas posibilidades de dártelo.

Tendrás pensamientos, sentimientos y actitudes distintas en las cuales tu frecuencia vibracional ya está en la abundancia. Observas la abundancia. De pronto, van a venir personas, situaciones y cosas que estarán en consonancia con la abundancia. Todo es vibración en este Universo, y todo es creado por la mente.

2. Muestra gratitud eterna

Es de gran importancia ponerte en consonancia con la gratitud si deseas estar conectado con la abundancia y obtener la llave del éxito. Algunas personas dicen «¡Qué suerte tuve!», pero no es suerte; es causalidad. Son tus procesos creativos. Si permaneces en una gratitud eterna empezarás a ver cómo se mueve el Universo.

Cuando estás contento, estás en un estado de gratitud. Cuando estás dentro de la luz, estás en un estado de gratitud eterna. En gratitud empiezas a ver la belleza en todos lados. Empiezas a disfrutar y a ver qué clase de privilegio es vivir.

Yo vivo en el Paraíso. Es un regalo y un privilegio muy grande estar en este plano físico. Disfruta de tus cinco sentidos. Saint Germain dice que la estructura atómica que prevalece en este planeta Tierra no existe en otras dimensiones. Ten en cuenta que tus sentidos aumentan cuando elevas tu frecuencia vibracional.

Muchas personas no se dan cuenta de la belleza que hay alrededor nuestro porque están siempre en un avispero, como dice Saint Germain. Ese avispero se construye cuando criticas y juzgas al otro. Cuando sales de todo eso, de pronto recobras tus cinco sentidos.

3. Entra en sintonía con la Fuente y eleva tus pensamientos

Cuando estás en la luz porque has bendecido al otro, has sostenido en la luz a otro y te has convertido en trabajador de la luz, empiezas a entrar en sintonía con la Fuente. En ese momento, tus pensamientos serán muchísimo más elevados, porque ya no estás pensando en lo que te hicieron y en lo que vas a hacer para vengarte.

La mente se calla y entonces nosotros nos damos cuenta de que somos unidad con el todo y empezamos a recibir información todo el tiempo. Tú callas la mente cuando sales del mar de oscuridad y entras en el mar de luz. No te imaginas toda la información que tienes.

No hay que buscar fuera o muy lejos, porque cuando lo empiezas a observar, todo el Universo es tu maestro. Todo lo que está alrededor tuyo es tu maestro.

Si empiezas a observar al Universo, te empezarás a dar cuenta cómo confluye; por qué te trajo esto, por qué esta persona apareció en tu vida… Te vas a dar cuenta cómo has creado inclusive lo que está a tu lado en la naturaleza.

Y de pronto, no te sorprendas si agradeces esa rosa que nació para ti. Cuando me regalan una rosa, digo: «¡Wow! ¡Esta rosa nació para mí!». Porque no es casualidad que esté en mi vida; esta rosa fue creada y nació para y por mí. No saben la gratitud que siento cuando veo esa rosa que nació solo para mí.

No tienes que irte a otros planos para ver la información que tiene el Universo para ti. Todo lo que está alrededor tuyo, tu mismo holograma, es tu propio maestro cuando empiezas a verlo de esta forma.

4. Silencia la mente

La mente es tu peor enemigo o tu mejor amigo, porque la mente es el único poder en el Universo. De hecho, el Universo fue creado por una mente. Si tú la dejas correr como loca, es tu enemigo. ¿Por qué? Porque está creando carencia y dolor con tus propios pensamientos.

Cuando criticas y sostienes en la oscuridad a otro hay una doble actividad desfavorable para ti: Primero, caes en la desprotección, y segundo, estos pensamientos de maldición y oscuridad se anclan en tu consciencia. ¿Qué ocurre después? Empiezas a crear lo que no quieres. Empiezas a destruir tu cuerpo, porque no mantienes tu cuerpo en armonía si no tienes pensamientos elevados.

¿Sabes lo grandioso que es silenciar la mente? Cuando yo silencio la mente, la Fuente, mi Presencia Yo Soy, Dios, el Universo, o cómo quieras llamarle, puede entrar en mí, porque cuando la mente calla, mi cuerpo está en armonía. La frecuencia vibracional de mi cuerpo está en el amor, la alegría y la gratitud.

Fíjate en lo importante que es lograr esto, aunque sea mintiendo al principio. Vas a engañar a tu mente, porque no sabe qué es realidad y qué es ficción. Le vas a mentir y vas a bendecir a la persona y al lugar que lo necesitan. Envía luz. De pronto, los pensamientos están más tranquilos y más elevados. Empiezas a sintonizar con la Fuente y empiezas a sentirte en gratitud. Cambias al momento. Hazlo con intensidad.

Yo tuve que ascender la frecuencia vibracional de mi cuerpo físico. En todo este camino de ascensión, yo me convertí en una obrera. Tuve que callarme la boca y no decirle a nadie lo que hacía, porque si lo contaba, me tomarían por loca.

En ese entonces tenía un decreto en mi cabeza, y era en lo único en que pensaba todo el día. Me tenía que proteger de los pensamientos de otros, y por eso repetía una y otra vez: Yo Soy la protección invencible.

Nadie sabía lo que estaba pensando, porque si yo les contaba dirían que había enloquecido, pero yo estoy más sana que todos los demás. He dado saltos cuánticos increíbles porque me convertí en obrera. Y ahora ya no lo tengo que hacer porque ya vivo con la mente en silencio. Ya vivo conectada con la Fuente, vivo en gratitud eterna y creo todo con mi mente en forma consciente.

En una persona normal, la estructura de su mente es 5% consciente y 95% inconsciente. Pero ahora puedo decir que estoy más en consciencia que en inconsciencia. ¿Por qué?

He sacado información de mi inconsciente y la he puesto en la consciencia gracias a que callé mi mente. Gracias a que tuve pensamientos elevados. Gracias a que entré en sintonía con la fuente. Gracias a que tengo gratitud eterna, y gracias a que empecé a trabajar con mi mente.

5. Acepta tu origen divino

Entonces, ¿qué pasa cuando empiezas a crear con tu mente, empiezas a tener gratitud eterna, empiezas a sintonizarte con la Fuente, tienes pensamientos elevados y tu mente se silencia? Que aceptas tu origen divino. Tuve que callar la mente para darme cuenta de que yo era luz y unidad, y que me individualicé para entrar a este cuerpo físico.

Cuando aceptas tu origen divino de forma inconsciente e involuntaria, empiezas a vivir en el amor incondicional porque estás conectao con la Totalidad.

La Totalidad es la luz, y no tengo que ir a buscarla. Yo ya estoy en la Unidad porque hice todo lo que te he contado. Yo le hablo a una mariposa igual que te hablo a ti porque yo soy uno con el Todo. Yo reconozco la unidad en el Todo. Cuando empiezas a aceptar ese origen divino, no lo haces de forma consciente, sino que es un sentir.

Es el sentir de la divinidad en mí. Siento esa sustancia sin forma que esta alrededor mío. Lo veo y lo siento porque estoy unida a esta Totalidad. Acepto mi origen divino.

6. Desapégate

Al mismo tiempo que aceptas tu origen divino, empiezas a respetar la noción de que todo tiene su momento y su tiempo. Entonces, empiezas a desapegarte de todo. Te olvidas de lo que ya has creado en este holograma. Empiezas a tener pensamientos elevados, te unes al Todo y te olvidas del tiempo por completo.

Cuanto más desapegado de todo empieces a vivir, más rápidos serán tus procesos creativos.

Creas y te olvidas. Empiezas a disfrutar. Estás en estado de gratitud, en estado de divinidad. Ya te olvidaste de esa creación y no te importa. Y de pronto, lo tienes y no te sorprende. Como estás desapegado de todo, al tenerlo lo reconoces y lo agradeces, pero vives como si todo eso fuera normal. ¿Por qué? Porque el desapego es lo que me permite estar viviendo en esa normalidad.

La normalidad es pedir, crear y saber que ya lo tienes. Saber que irremediable e inevitablemente eso viene a mi vida.

7. Vuélvete más creativo y activo

¿Qué pasa después de que empiezas a desapegarte? Que cada vez eres más creativo y activo. Tus creaciones son más rápidas y abarcan muchos más aspectos. La gente común pide coches y casas: yo pido un montón de cosas, desde las más pequeñitas hasta las más grandes. Saint Germain dice: Si tú quieres la casa limpia, pídelo. Entonces, yo pido que mi casa no se ensucie. ¿Se te había ocurrido pedir eso?

Yo soy creativa y activa porque todo lo programo con mi mente. Por ejemplo, si me quiero levantar a las 7 de la mañana, no necesito despertador. ¿Tengo ganas de ver a una persona? Pongo fecha y digo: «De aquí a tal día la veo», y aunque hayan pasado 30 años sin verla, te puedo asegurar que nos encontramos. Y muchas cosas más.

Mi principal intención es hacer el bien. Ayudo a todo el mundo con mis herramientas cuánticas. No hay ser, no hay naturaleza, no hay animal que se cruce por mi holograma que no sea corregido cuánticamente por mí. Soy una trabajadora activa del Universo. Es mi proceso creativo, y por lo tanto, todos los seres con los que me topo están compartiendo memorias conmigo. Todo es creado por mí.

8. Siente alegría infinita

Lo que más me gusta y lo que más vivo es la alegría infinita, que no depende de obtener un trabajo o de que te llame cierta persona por teléfono. Si tu alegría no depende de algo específico siempre será constante. Y no depende del dinero que tengas en el banco ni de recibir noticias importantes; depende sólo de que haya una mariposa dentro de tu casa y no sepas ni por dónde entró, porque estaba todo cerrado. Esas son las verdaderas bendiciones.