Libera a la superheroína que hay en ti

Libera a la superheroína que hay en ti

Hoy me gustaría reconocer el papel de la mujer dentro de este plano físico, por lo que dedicaré esta clase a enfatizar la importancia del aspecto femenino dentro de esta Era de Acuario. Resulta esencial que cada ser vivo de este planeta active su esencia femenina porque ésta habita en todos, independientemente de su género.

Así que esta clase es para hombres y mujeres por igual. De entrada, la acción más importante consiste en equilibrar nuestras esencias masculina y femenina. Después de miles de años de participar en el juego de la ilusión de la inconsciencia, ha llegado la hora de la igualdad y no del predominio; de la colaboración y no de la competencia.

El sometimiento femenino fue parte de un plan

El papel de la mujer en este juego de la ilusión de la inconsciencia ha sido el mantenerse sometida al dominio masculino. Hasta el siglo pasado todas las posiciones de poder dentro de este plano físico habían sido ocupadas por hombres. Es verdad que han existido mujeres poderosas a lo largo de la historia, pero son una excepción.

El papel de esas mujeres destacadas fue abrirnos el camino necesario para alcanzar el equilibrio de las esencias femenina y masculina. Sin embargo, podríamos afirmar que hasta hace muy poco tiempo, la mujer sirvió de chivo expiatorio dentro de este juego de la ilusión de la inconsciencia. En la versión de la historia contada y recopilada por hombres, muchas veces la mujer fue señalada como generadora de desgracias.

A este respecto, debemos tomar en cuenta el papel de Eva como la generadora del pecado original. Es ella quien desobedece a Dios, y provoca la expulsión de la primera pareja humana del Paraíso. Ella es quien da origen al sufrimiento de todos sus descendientes. Por su culpa salimos del lugar al que deseamos regresar ahora.

Cuando hablamos del juego de la ilusión, nos referimos a algo preestablecido y preparado. El principal requisito para entrar en él es que mujeres y hombres se olviden de su origen y de su poder. Así, el título de esta clase alude a ese inmenso poder. Sin embargo, en la historia bíblica la mujer es la gran desobediente y la gran pecadora.

Historias falsas y divisiones verdaderas

Según esa historia, es Dios mismo quien expulsa al ser humano de los planos superiores y lo condena a morar en la tercera dimensión que manifestamos. El gran problema es que a partir de dicha expulsión se genera una enorme culpa, misma que recae principalmente en todas las hijas de Eva.

Y es a partir de este episodio que se instaura un continuo desprecio hacia la figura femenina y se justifica su sometimiento al poder masculino. Encima de todo, y como justo castigo al pecado original, se le impone a la mujer la obligación de parir con dolor. La representación que ha tenido lo femenino a través de esta historia ha sido muy dura.

La mujer no solo es la culpable de la expulsión del Edén, sino del sufrimiento humano. Con diversas variantes, esta historia se repite a través de todas las eras y culturas hasta el día de hoy, y ha propiciado un gigantesco desequilibrio entre los géneros. A partir de él, las posiciones de poder siempre han sido ostentadas por hombres.

La reivindicación de la esencia femenina

Gracias a grandes figuras femeninas pioneras, se han generado cambios importantes, paulatinos, pero a gran escala. Hoy en día podemos decir que la participación femenina en todos los ámbitos ya es significativa y trasciende la esfera familiar. Existen normativas que favorecen el ascenso de las mujeres al poder.

Estamos siendo acompañadas por muchos hombres en este momento, pero ha sido a costa de mucho sufrimiento. Muchos seres hermosos han entregado sus vidas a fin de abrir un nuevo panorama. A partir del fin de la Era de Piscis, misma que terminó en el año 2012, estamos preparados para restablecer el equilibrio femenino/masculino.

Ahora se ha establecido entre las dos esencias una vía de comunicación extraordinariamente fluida. El juego de la ilusión de la inconsciencia buscaba dividir nuestro Ser en dos con el propósito de bloquear la unión con nuestra Presencia Yo Soy, y por l9o tanto, impedir la manifestación de nuestro verdadero poder.

Impedir la unión de nuestro Ser fue el objetivo de la representación de Eva como la culpable de todo sufrimiento. Al dividirnos, ignoramos que poseemos las dos esencias.

Todo era culpa de la mujer

La inconsciencia es no conocer tu propio poder. Es no ser capaz de manifestar conscientemente tu Presencia Yo Soy. Representar a la mujer como culpable de la caída de la humanidad fue una manera muy efectiva de despojarnos de todos los privilegios que teníamos como seres completos y unidos.

Solamente bastó con quitarnos la consciencia de nuestra propia unidad como Ser para desempoderarnos por completo y mantenernos atados a la limitación. Con ello hemos bajado de frecuencia, y por lo tanto, de dimensión. No olvides que las dimensiones son frecuenciales.

Al crear una historia que desempoderó a una de las partes del Ser, se rompió su unidad y se le pudo retener en la tercera dimensión. Lo peor es que nosotros mismos, a través de las eras y a través de todas nuestras experiencias de vida, nos transmitimos unos a otros esa división. Esto se prolongó por miles de años.

Y así, esta historia ha pasado a formar parte de la consciencia colectiva, ayudando a manifestar esa división de la humanidad. La misma Biblia nos muestra la figura de grandes patriarcas conocedores de su Presencia Yo soy. Estos seres fueron líderes de sus pueblos, pero ahora considera cuántos patriarcas sobreviven hoy en día.

A lo largo de las eras se ha generado una brecha de separación entre mujeres y hombres a fin de impedir la manifestación de nuestra unidad primordial.

El encuentro de llamas gemelas ya es posible

La unidad de tu Ser hará que manifiestes tu poder

Al ser unidad, ambas esencias se convierten en un solo ser y logran manifestar todo su poder a través de la Presencia Yo Soy. Por lo tanto, para convertirte en la superheroína que hay en ti, debes volver a la unidad masculino/femenino. En realidad, este es un trabajo que debe emprender la humanidad entera.

A medida que adquirimos más conocimiento, revertimos el tan nocivo proceso de desempoderamiento tan característico de este plano físico. Ahora bien, si esta no es una clase exclusiva para mujeres, ¿por qué digo que debes sacar la superheroína que hay en ti, y no también el superhéroe si eres hombre?

¿Por qué tengo que decirte a ti que eres hombre que saques a la superheroína que hay en ti? Lo primero que debes saber es que todos en este plano físico vivimos bajo el influjo de la Ley universal del Género, la cual establece que todo lo que existe en el Universo posee una esencia femenina y una esencia masculina.

El equilibrio femenino/masculino es esencial

Ambas esencias están dentro de ti, independientemente de que seas hombre o mujer. Por eso, el sacar la superheroína que llevas dentro significa lograr el equilibrio femenino/masculino y alcanzar la unidad de tu Ser. Esa es una de las formas más eficaces de aprender a usar conscientemente nuestra Presencia Yo Soy.

Hay pensamientos que son de esencia masculina, y otros de esencia femenina. Esto quiere decir que nuestra tarea primordial consiste en buscar la unidad. Procura que todos tus acciones y pensamientos sean acordes a ese equilibrio entre esencia femenina y masculina.

Para empezar a usar conscientemente el poder que posees, debes ser capaz de ver los dos géneros delante de ti todo el tiempo. Las dos esencias deben manifestarse en equilibrio. Tu propio cuerpo físico posee las dos esencias, expresadas en la forma de órganos femeninos y masculinos.

Hay en ti células y tejidos femeninos y masculinos. Así pues, la brecha que se abrió entre ambos géneros a través del sometimiento de la mujer ante el hombre. Hasta el día de hoy, todavía existen personas que intentan ensanchar esa brecha, sin saber que en realidad dividen al ser humano y lo mantienen dentro del juego de la ilusión.

Nuevas actitudes para una nueva era

El papel que dedempeñó la mujer en los últimos siglos ha sido esencial para empezar a cerrar una brecha tan grande. Ahora ya no la necesitamos más, porque hemos iniciado el restablecimiento del equilibrio entre los géneros. Ahora debemos trabajar en alcanzar la unidad entre las esencias femenina y masculina.

Y una vez alcanzada dicha unidad, debemos exteriorizarla y establecer nuevas formas de representación de la figura femenina alejadas de la culpa, el odio y el sometimiento. Resulta urgente acelerar este proceso, ya que si un Ser no manifiesta la unidad de sus dos esencias, seguirá luchando a contracorriente y ensanchando la brecha y la división.

Esa persona se está anulando a sí misma, porque solo la unidad crea el poder del superhéroe o la superheroína. Para lograr unirte a tu Presencia Yo Soy debes convertirte en un único ser, con sus dos esencias equilibradas. Durante esta era veremos muchas manifestaciones que potenciarán la unidad.

Aún persisten manifestaciones que potencian la separación entre mujeres y hombres. Ante todo esto, lo único que debemos potenciar es la unidad y el equilibrio.

Libera a tu superheroína

Así pues, potencia tu parte femenina y libera esa superheroína que llevas dentro. ¿Por qué? Porque hay que empoderar a esa esencia que ha sido devastada por la falsa historia contada como parte del juego de la ilusión de la inconsciencia. Recobra todo el poder que se le quitó para someterla.

Nuestro primer trabajo consiste en saber quiénes somos en realidad: un ser dividido en dos, con una esencia masculina y otra femenina. En este plano físico, manifestamos uno de los dos géneros, pero nuestro verdadero Ser los incluye a ambos. Por lo tanto, un hombre puede generar pensamientos de esencia femenina.

Y así, sin relación alguna con su preferencia sexual, un hombre puede tener actitudes y circunstancias de vida de esencia femenina. Por su parte, una mujer puede generar pensamientos, realizar acciones y vivir circunstancias de esencia masculina. Hasta la parte más ínfima del cuerpo humano se divide en ambas esencias.

La vida en la Tierra cambiará para bien

Borra la vieja y falsa historia

Ambas esencias habitan dentro de tus pensamientos, cuerpo físico, acciones y circunstancias. Por lo tanto, hombres y mujeres debemos manifestar el equilibrio. Con toda seguridad existen muchas partes de ti que deben recobrarlo, porque están enfadadas con la esencia contraria.

Igualmente, hay muchas partes de ti que están sometidas por la otra esencia. Así pues, todas esas emociones, sentimientos y situaciones deben ser sanadas a través de un trabajo interior, mediante el cual puedes cambiar el curso de la vieja y falsa historia que nos han contado y hemos repetido por generaciones.

No pienses más en Eva como la generadora del gran pecado y la desobediencia. No la señales como la culpable de la expulsión del Paraíso y la responsable de todo el sufrimiento humano dentro de este plano de la tercera dimensión. Esa historia debe ser borrada de nuestra memoria.

Reconcíliate con tu esencia femenina

El verdadero causante de tu sufrimiento es el seguir patrones que nos han inculcado. En realidad, todos somos partícipes de este juego de la ilusión de la inconsciencia. Nadie lo juega sin haber pedido entrar en él por voluntad propia. Somos seres de libre albedrío, por lo que no puedes culpar a otro, o en este caso a otra, de lo que te ocurre.

Todos somos el origen. Todos dimos forma a esta tercera dimensión, junto con las historias que nos hemos contado, y todos creamos la división de nuestra Presencia Yo Soy. Lo hemos hecho para poder experimentar el sufrimiento y la pérdida de nuestro poder real. Somos superhéroes y superheroínas, pero no lo mrecordamos.

En resumen, el mensaje que deseo transmitirte es que mujeres y hombres por igual debemos equilibrar nuestras dos esencias, reconciliándonos con esa parte femenina tan vilipendiada y que forma parte esencial de nuestro Ser. Esto resulta fundamental si deseamos activar todo el poder de nuestra Presencia Yo Soy.

Para manifestar el Dios vivo que eres, equilíbrate

Todos somos dioses vivos, pero para poder experimentar por entero esta condición divina, debes mantener equilibradas tus dos esencias. Espero que esta consciencia de lo que de verdad somos y de nuestro inmenso poder te conecte a tu Presencia Yo Soy y te haga restablecer la unidad de tu Ser.

Espero también que este conocimiento marque el principio del fin de todas las batallas libradas entre hombres y mujeres. Que indique el fin del sometimiento, la represión y el odio entre ambos. Hay que dejar de combatir y denostar. Lo único que necesitamos para manifestar todo nuestro poder es volvernos a unir.

No más somete ni combate. Tenemos que estar unidos en el respeto de una esencia hacia la otra. Cada vez que un hombre maltrata a una mujer se perjudica a sí mismo, porque él es también esa esencia femenina. Tú también lo eres, así que cada vez que denigres a una mujer, recuerda que tu Ser se dividió, y que una mitad es femenina.

Cuidémonos, unámonos y seamos equilibrio. Transformemos la energía generada por el encono y el sometimiento. No olvides que muchos de tus traumas y karmas han sido provocados por el desequilibrio femenino/masculino. Solo así podremos manifestar ese enorme poder que todos poseemos, que es el de la Presencia Yo Soy.

Ese es el poder de una verdadera superheroína. Libérala, porque ella es la grandiosa parte de tu Ser que ahora debe manifestar toda su maravilla.



Si te gustó este artículo y quieres profundizar más en este tema, te recomiendo que leas el artículo anterior: Instrucciones para cambiar tu realidad

Quiero invitarte a que te unas para recibir mis mensajes diarios que llamé: Una Mirada Cuántica. Todos los días envío un correo en donde hablo sobre diferentes temas relacionados con la mirada cuántica.
Regístrate aquí de forma gratuita para recibir todos los días en tu correo mis mensajes diarios