5 Principios para conectar con la RIQUEZA UNIVERSAL a través de la gratitud y el reconocimiento

Share on facebook
Share on google
Share on telegram
Share on whatsapp

¿Cómo la conciencia del reconocimiento, mi reconocimiento a todos vosotros y la gratitud de que todos vosotros estéis aquí a mi lado, cómo me conecta con la riqueza universal?

El principio elemental para conectarnos con la riqueza es el reconocimiento. Reconocer al otro que está delante de mí y unirme a ese reconocimiento, independientemente de que ese reconocimiento lo pueda sentir de verdad.

A veces, tenemos que reconocer a seres que nos “están haciendo mal” (Ley del espejo). Reconocimiento a todos los seres. Ver en el otro ese ser espiritual que es, independientemente de que yo esté recibiendo de parte de ellos la gratitud, el amor o el reconocimiento.

En este plano físico que estamos somos luz, la totalidad, la unidad. Nosotros vinimos a este plano a experimentar este cuerpo físico.

En este universo todo es mental, todo es conciencia

Me densifiqué e hice un cuerpo y a través de este cuerpo yo puedo percibir de todos vosotros. Estoy recibiendo la gratitud y el reconocimiento de todos vosotros. ¡Es hermoso!

¡Qué belleza de vida reconocerme a mí en ti! ¿Por qué te tengo que reconocer? Hemos venido del mismo sitio, hemos venido de la misma luz. Yo te puedo ver a ti. Me estoy reconociendo en ti.

Quiere decir que ese enfado que yo estoy reconociendo en ti, ese resentimiento o esa gratitud o ese amor está siendo creado por mí que a la vez eres tú.

Ese reconocimiento de ese ser en el cual yo me estoy viendo en ti es el principio, la base para poder conectar con la riqueza.

Namasté es reconocerme dentro tuyo, reconocer el Dios dentro tuyo, el mismo Dios que está dentro de mí. Al reconocerme dentro tuyo, me estoy reconociendo yo.

PRIMER PRINCIPIO: Me reconozco en ti

El primer principio para poder conectar con la riqueza del universo es reconocerme en ti. En ese reconocimiento, yo logro salir de esa posición víctima.

El no reconocimiento de que tú estás dentro del otro y empezar a verte a ti como separado de ese ser y empezar a juzgar y a criticar, te conecta con la carencia. Por el contrario, la apreciación del otro te conecta con la riqueza.

¿Por qué? Porque yo estoy reconociendo en ti algo que tengo en mí y ese reconocimiento en ti que tengo en mí lo estoy observando en este campo cuántico.

Entonces, todos aquellos aspectos que estoy viendo en el otro, que en realidad soy yo, lo voy a seguir sosteniendo en mi vida.

Cállate la boca. No entres en el juego de los otros de juzgar y criticar.

Cada vez que me viene el deseo de criticar o juzgar una actitud que yo creo que es injusta hacia mí o hacia otros (a veces tomamos partido por otros y hacemos causa común con otros y no saben lo que nos perjudica hacer causa común con otros), decir basta, no opino.

Todo lo que estás creando en ese ser eres tú. Hay que salir del hábito porque estamos acostumbrados en esta realidad que estamos viviendo a juzgar y a criticar.

Hay que hacer un esfuerzo consciente

No escuchar, no hablar y no tomar partido, independientemente de que lo que tú estés viendo delante tuyo sea una tremenda injusticia.

¿Sabes por qué? Porque no sabes la verdadera realidad que hay en esa injusticia que estás viendo.

Tú estás viendo sólo una parte de esa realidad. La otra parte de la realidad está oculta y está oculta en mis memorias, en mi cuerpo físico, en mi cuerpo emocional y en mi cuerpo mental. Ahí está la verdad.

Por lo tanto, por más que tú quieras tomar partido de algo que te parece injusto es probable que tú al meterte en esa realidad, estés entrando en el entrelazamiento causa y efecto de eso.

Observa sólo la perfección en el otro

Hazlo, independientemente que esté habiendo agresión. Ayudar a la persona que está en peligro, pero desde el silencio, desde el amor. Todo tiene una razón y, quizás, la razón no esté en esta vida. Quizás la razón esté en vidas pasadas.

Principio elemental: el reconocimiento de todos tus seres (incluidos familiares por los que te has sentido perjudicada). Reconócete en ellos. Tú eres la única creadora de esa situación que has recibido.

Bendice la situación y agradece. Es un cambio de conciencia. Dejar de vernos como víctimas. Yo estoy creando esa situación en mi vida y esa persona está sacrificándose para que yo pueda ver esa situación en mi vida.

Acuérdense que nosotros somos luz, somos perfección. Puedo tomar el poder y transmutar la energía.

Eso es lo que estamos haciendo ahora con El Código de la abundancia todos aquellos alumnos que están apuntados, transmutar todas las energías y dejar de consumirlas.

Por lo tanto, el primer principio para producir riqueza es el reconocimiento en tus seres y verte a ti en ellos.

SEGUNDO PRINCIPIO: Aceptación incondicional

El segundo principio es la aceptación, aceptación incondicional de lo que esté sucediendo. Esta aceptación incondicional y llena de gratitud es el reconocimiento que estoy haciendo yo del otro. Agradecer que estoy viendo esa realidad que, en realidad, fue creada por mí.

Agradecer y tomar distancia. “Gracias porque me lo mostraste”. “Gracias porque yo ahora puedo tomar acción”. “Gracias porque yo ahora me reconozco distinto”.

Unas de las relaciones más tóxicas que tuve en mi vida fue la que más me enseñó en mi vida.

¿Por qué? Porque yo me estaba viendo en el otro. Me estaba viendo a mí misma y me estaba viendo lo poco que me amaba. Lo poco generosa que era conmigo misma y el poco merecimiento que estaba sintiendo hacia mí

Reconocer que yo era merecedora de todo lo que tenía que venir a mi vida y, precisamente, me lo mostró esa pareja.

Esa pareja fue mi mayor maestro y, entonces, en vez de sentirme víctima y generar en esa relación tóxica entrelazamiento kármico lo que hice fue la aceptación generosa.

Decir: “Gracias. ¿Sabes qué?, tú fuiste la primera persona que me mostraste que no me amaba a mí misma. Fuiste la primera persona que me mostraste que no era generosa conmigo misma. Y fuiste la primera persona que me mostraste que no me sentía merecedora de todos los bienes del universo”.

Le agradezco tanto a esa persona que, en vez de, centrarme en el resentimiento, me centré en el amor.

Aceptación grata de gratitud generosa y empezar a trabajar en mí ese amor a mí misma, ese merecimiento y esa gratitud a mí misma.

Cuando tú lo reconoces, el dolor se va

No sientes esa atadura en la cual tú te sientes atada. En las relaciones tóxicas existe esa atadura en la cual tú creas esa dependencia.

Cuando tú no te sientes amor propio, no te sientes respetada (estamos hablando de uno mismo. Ese amor hacia uno mismo. Ese reconocimiento hacia uno mismo. Esa gratitud hacia uno mismo. Ese merecimiento hacia uno mismo), se crea la dependencia.

Cuando tú no te sientes amor propio, no te sientes respetada, se crea dependencia.

Muchos de vosotros dicen a veces, ¿por qué no puedo dejar de pensar? Porque no estás aceptando lo que te está mostrando el otro y no estás agradeciendo lo que hay que trabajar en ti y lo que te mostró el otro. El otro se sacrificó por ti para mostrarte esa parte tuya. Agradécelo.

Segundo principio: aceptación generosa. Lo que estoy viendo en ti, lo estoy teniendo yo. Gracias por mostrármelo. Ya no quiero esto ni contigo ni para mí. Por lo tanto, empiezo a trabajar en mí.

TERCER PRINCIPIO: Reconocimiento sin límites

El reconocimiento sin límites precisamente tiene que ver con reconocerlo en mí. Verte a ti en esta unidad, en este entrelazamiento universal que estamos todos.

Tengo que cuidar al máximo ese reconocimiento sin límites hacia el otro, independientemente de lo que estoy recibiendo. Ese es el reconocimiento sin límites. Sentir amor y gratitud independientemente de lo que el otro me hizo.

Verte a ti misma en la figura de esa persona. Saber que esa energía la traías tú. Esa energía del odio que has generado en ti en vidas pasadas, se ha hecho físico y lo tienes de frente tuyo.

Esa energía no vas a lograr quitarla de encima combatiéndola. Lo vas a lograr reconociéndola y aceptándola. Reconocimiento sin límite en el cual yo veo esta grandeza en este ser que está delante mío

También aceptación y reconocimiento en todos los seres que nos aman. Vamos a darle la vuelta.

¿Cuántas veces tú aceptaste al otro que te está amando? ¿Cuántas veces les dijisteis gracias? ¿Cuántas veces aceptaste la presencia de esta persona al lado tuyo?

Ese agradecimiento es lo que a mí me va a conectar con la riqueza y con la abundancia.

Agradecer cada día

Agradecer las actitudes. Agradecer que me van a buscar con el coche. Agradecerlo de verdad. Empieza a sentirlo y eso se siente en la medida en que lo empecemos a repetir. Agradecer al otro lo que me está mostrando malo de mí, así como, agradecer lo que me está mostrando bueno de mí porque eso que me está dando el otro: amor, gratitud, reconocimiento, está dentro de mí también.

En vez de estar viendo lo malo en el otro, de pronto, voy a tener delante mío gente en la cual voy a tener más para agradecer que para intentar agradecer lo que no quiero.

Va a llegar un día, como dice Saint Germain, en que esos seres van a desaparecer. Van a desaparecer esas actitudes delante tuyo. Por lo cual tú vas a poder lograr el cambio en ti, va a lograr el cambio en el otro.

Agradece. Estamos en esta vida, para transmutar o para consumir. Tenemos una energía que hemos creado a través de las múltiples existencias. Hemos generado mucha energía porque hemos estado evolucionando en todas nuestras existencias.

Tenemos energías en las cuales hemos creado un desequilibrio. Hemos creado odios, resentimientos, todo tipo de energía.

Entonces, en esta vida tenemos que venir a transmutar o consumir la energía. ¿Cuál es la diferencia? Consumo energía cuando padezco. Soy víctima. No puedo salir. Estoy bloqueada.

Transmutar es cuando yo tomo acción y empiezo a observar la causa que está generando esta energía y empiezo a tomar acción en forma activa para transmutar. Eso es lo que yo os enseño con Quantum Mind.

CUARTO PRINCIPIO: Agradecimiento incondicional

Y luego viene la parte más hermosa, agradecer incondicionalmente. La palabra gratitud, así como todo lo que existe en este universo, ha sido creado por conciencias cósmicas. Este planeta Tierra está siendo creado y sostenido por conciencias cósmicas, unido a la mente universal.

Hay una mente que está creando, lo mismo que está creando mi mente mi realidad. Ley del mentalismo: todo es mente

Fíjense el amor con el cual estamos rodeados. Hay una conciencia cósmica que está sosteniendo el proceso mental en el universo, cada ínfimo detalle de la realidad que estoy viviendo para que yo pueda estar disfrutándola.

Cuando empiecen a tener esa conciencia, van a poder tener más cercanía a la gratitud. Todo lo que existe en este universo está siendo sostenido por la conciencia cósmica. La gratitud también.

El Elohim de la Gracia

¿Sabían que el Elohim de la Gracia que está sosteniendo con su conciencia la gratitud para que nosotros podamos transmutar todas las causas que hemos generado y poder conectarnos con la abundancia?

El Elohim de la Gracia es un ser cósmico y no sólo ha creado la palabra gratitud, sino la vibración que la contiene. Así como Saint Germain creó la llama consciente que es la llama violeta que es la que consume y transmuta todos los karmas, el Elohim de la Gracia ha creado conscientemente la llama plateada que nos conecta con la gratitud.

Quiere decir, no sólo repetir gracias, sino conectar con este ser cósmico. Conecten con el Elohim de la Gracia y visualicen una llama plateada que está bajando y está bañándolos a todos al macro cuerpo hacia afuera y al micro cuerpo hacia cada átomo de su cuerpo.

Van a ver cómo van a vibrar y a sentir el cuerpo burbujeante porque están conectando con la mayor vibración que él nos está regalando que es la vibración de la gratitud. Háganlo ahora mismo y van a ver lo que se siente. Empiecen a conectar de esa forma y van a ver cómo la palabra gratitud toma vida dentro tuyo.

El Elohim de la Gracia creó esa palabra para que nosotros podamos transmutar los karmas. Entonces, cuando te reconozcas en el otro, cuando aceptes en el otro que eres tú y cuando por la gracia del Elohim de la Gracia, tú conectes con la vibración de la gratitud incondicional, vas a poder borrar esa energía que surgió alrededor vuestro en donde lo que prevalecía era odio, rencor, resentimiento, venganza.

Empecemos a borrar los karmas a través de la gratitud. Empiecen a utilizar esta herramienta hermosísima que es la del Elohim de la Gracia. Sientan y envuelvan la situación en la llama plateada, envuélvanse a vosotros en cada átomo de su cuerpo.

Empiecen a agradecer sus vidas, independientemente que no os guste. Si yo empiezo a agradecer la parte que no me gusta, empiezo a ver lo que me gusta. Están los dos polos. Ley de la polaridad. La carencia y la abundancia están ahora mismo delante tuyo en este instante, obsérvalo.

Agradece la carencia, agradece la abundancia y vas a ver cómo en esa gratitud, vas a estar más centrada en la abundancia que en la carencia y, de pronto, la carencia va a desaparecer de tu vida.

En este momento de mi vida te puedo decir que no veo carencia porque estoy conectada con la gratitud, conectada con esta riqueza del universo.

QUINTO PRINCIPIO: Conexión con un campo superior

Cuando yo me conecto con esta grandeza, con este agradecimiento incondicional que es la llama plateada del Elohim de la Gracia, me conecto a un campo superior.

En este campo superior es donde yo le estoy dando el espacio para crear mis deseos, para poder materializar mis deseos. Este campo está en una vibración altísima por encima de los 500Hz que es el amor.

Entonces, cuando yo me abro a todo esto, estoy dejando un espacio inmenso para empezar a materializar mis deseos.

La frecuencia de la riqueza universal

Ese campo superior está a una frecuencia altísima que es la frecuencia de la riqueza universal en el cual yo estoy dando todo el espacio para que empiecen a venir mis deseos, se empiecen a materializar mis deseos. Viene el amor, el reconocimiento, la gratitud y la aceptación a mi vida tanto en forma material como en seres.

Una vez que ya tenemos ese campo que está todo a 500Hz (está en la vibración más alta, la de la abundancia), empezamos a trabajar por el bien mayor.

Cuando empezamos a trabajar por el bien mayor, nuestra frecuencia vibratoria se conecta y ya estamos vibrando en la frecuencia vibratoria cuántica, la energía electromagnética. En esta energía estamos unidas al amor, a la gratitud y a la alegría.

¿Saben lo que es vivir en el amor y la alegría todo el día?

Este es el trabajo que tienen que hacer:

· El reconocimiento, el primer principio mental.

· La aceptación en el otro de todo lo que viene, bueno o malo.

· El reconocimiento sin límites del otro.

· Agradecer incondicionalmente.

· Dejar sembrado el campo a una energía superior, ese campo superior en el cual yo estoy viviendo en una frecuencia vibratoria alta.

· Y empezar a trabajar por el bien. Cuando yo empiezo a trabajar por el bien mayor, el amor, la gratitud y la alegría es lo que va a venir a mí todo el tiempo.

Pero como dice Saint Germain, tengo que hacer esfuerzos conscientes. Hay conciencias cósmicas que están pensando para sostener el amor y la gratitud. Yo, como ser humano, como individualización de todo eso que soy, tengo que hacer el mismo esfuerzo consciente que están haciendo los seres cósmicos.

Tengo que hacer esfuerzos conscientes para mantener mi mente en paz y dejar fluir mi ser, mi espíritu sin obstrucción.

Cuando fluye sin obstrucción, yo puedo materializar mis deseos. Ahí es cuando yo empiezo a trabajar por el bien mayor. Ahí es cuando yo me reconozco, agradezco y acepto todo lo que viene y, por lo tanto, lo que va a venir a mí es el amor, la gratitud y la alegría.

Tenemos que trabajar: el reconocimiento, la aceptación, el agradecimiento incondicional, el reconocimiento sin límites, conectarnos con ese campo superior y trabajar por el bien mayor. Ese es el esfuerzo que tenemos que hacer para mantener la mente en paz. De esa forma, dejo fluir mi espíritu sin obstrucción y yo puedo materializar mis deseos.