La gratitud te eleva a la energía del amor

Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp

Estas palabras son un regalo de mi parte para ti. Vienen de mi ser superior y de mis altas esferas. En primer lugar, nunca olvides que estamos aquí para convertirnos en amor, siguiendo el ejemplo del Maestro Jesús. Sin amor, permanecerás conectado al miedo.

Y si estás conectado al miedo todos tus procesos creativos estarán bloqueados. La única verdad universal es el amor. Es el origen y lo único que existe. Si no te alineas con ese amor, se manifestarán todos tus bloqueos y surgirán todo tipo de problemas en tu vida. Sin embargo, al estar conmigo, ya estás en el camino de regreso hacia la Fuente. Y la gratitud te elevará a esa energía

Has venido a este plano físico por tu propia voluntad

No eres un esclavo del destino ni estás a merced de un Dios castigador. Nadie fuera de ti puede hacerte daño. Si logras salir de esa visión te será más fácil entrar en un estado de gratitud, ¡aun cuando te parezca que no tienes mucho que agradecer!

La vida es bella. La vida es un juego, y debes aprender a jugar. Vivimos el juego de la ilusión de la inconsciencia, y todos nosotros hemos pedido participar en él. Hemos entrado voluntariamente a este plano físico para jugar. Esto es literal, aunque cueste un poco de trabajo reconocerlo. Estás en medio de un juego.

Eres un ser enorme, a imagen y semejanza de Dios. Tú mismo eres la Fuente. Eres la Unidad, y eres amor. Todos nosotros coexistimos en este instante y en todo el Universo.

Entiendo que puede ser difícil asimilar que tenemos distintas facetas de coexistencia y que estás aquí dentro de un juego de ilusión, pero ten la certeza de que eres un grandioso ser cósmico que habita en todo el Universo, y que actualmente estás colaborando para que este juego se mantenga. El grandioso ser cósmico que eres decidió voluntariamente venir aquí a jugar.

Y así llegaste a un plano físico de tercera dimensión, en el cual creaste un cuerpo físico y empezaste a jugar el juego de la ilusión de la inconsciencia. ¿Y cuáles son las reglas de ese juego? La primera es que, en cuanto llegas, olvidas tu origen por completo. Para poder participar en el juego, decidiste de manera voluntaria imponerte un velo para olvidar quien eres en realidad.

Somos grandes seres cósmicos

Y es que en realidad somos seres muy grandes. En dimensiones más altas, tenemos distintas funciones. Nuestra mente sostiene distintos procesos creativos. De hecho, también lo hacemos en este plano físico. Por ejemplo, hay seres cósmicos que sostienen la forma del planeta Tierra, o los elementos. Otros sostienen la creación de todos los eventos que están sucediendo aquí.

Recuerda que tú eres uno de esos seres cósmicos. Sostienes con tu mente diversos procesos, y entre todos conformamos el holograma de lo que vemos aquí. Creamos los océanos, el cielo, los paisajes, las montañas... absolutamente todo. Las realidades que vives las creamos nosotros mismos, en conjunción con otros seres.

Todos juegan el juego de la vida. Es un proceso creativo a pequeña y gran escala; recuerda que como es arriba es abajo. Ahora imagina cuántos seres cósmicos se necesitan para sostener el proceso de crear una Tierra tan hermosa. Después de co-crearla, dijimos: «Bueno, ya creamos el holograma. Ahora nos meteremos en él».

Somos eternos e infinitos, y un día dijimos: «¿Qué tal si creamos un juego?». El juego de la ilusión de la inconsciencia, en el cual yo, que soy todopoderoso y que soy amor, he creado este planeta hermoso, con sus mares, sus montañas, sus auroras boreales y sus enormes ciudades. He creado paisajes increíbles, que sólo pueden ser la expresión de alguien que es amor puro.

Creamos el escenario y luego entramos en él

Hay paisajes que son indescriptibles. Las mismas ciudades son indescriptibles. Sólo el amor pudo construir algo tan hermoso. Y una vez creado, quedó listo el escenario del juego. Somos eternos, y por lo tanto, siempre estamos creando cosas distintas. No podemos hacer siempre lo mismo.

Entonces, voluntariamente, todos vamos turnándonos para participar del juego. Venimos a este plano y aceptamos la regla de velarnos. Olvidarnos por completo de que somos seres cósmicos y que nosotros mismos hemos creado este planeta Tierra. Llegamos aquí y nos maravillamos ante su belleza, pero olvidamos que somos quienes sostenemos sus lagos, mares, montañas y bosques.

Y así, al olvidar por completo quiénes somos, creemos estar separados de todo y de todos. Allí entra el miedo y empieza la lucha. Peleamos unos contra otros y creamos, además de la ilusión de la inconsciencia, el odio, los resentimientos, la codicia, la envidia y los celos.

Ha llegado el fin del juego

Paradójicamente, desde planos físicos altísimos y desde el amor, hemos creado la magnificencia de un planeta hermoso, pero desde este plano físico y desde el miedo, hemos creado todas las limitaciones y las emociones negativas. Creamos carencias, enfermedades y guerras, y así, siendo seres de amor, nos vernos carentes, llenos de miedo y faltos de poder.

Y el juego sigue y sigue. Nos hemos peleado, desconfiado unos de otros y agredido durante miles de años. Sin embargo, ha llegado el momento de decir: «Basta. No podemos más. Tenemos que regresar a la Fuente». Aquí empieza la siguiente etapa del juego.

La nueva etapa se llama Ascensión, y la vamos a jugar en esta Era de Acuario. Cuando lleguemos a su final, habremos terminado el juego de la ilusión de la inconsciencia. En ese momento, todos los seres que habitemos este plano físico ya no tendremos el velo y viviremos en ese amor que de verdad somos. La Tierra se convertirá en un maravilloso paraíso que sostendremos todos juntos.

Ese es el plan de juego. Para llegar a tener gratitud y elevarnos a la energía del amor hay que saber esta verdad.

Acepta la vida tal como es

¿Por qué? Porque la has creado tú y tus compañeros co-creadores haciendo equipo en este juego de la ilusión de la inconsciencia. Tu padre, madre, pareja, hijos, amigos… Todos se han asociado contigo para jugar desde antes de venir a este plano físico. Han dicho: «Ha llegado nuestro turno de jugar, por lo que ahora debemos trazar un plan de juego».

Y en ese plan se estableció como ibas a jugar aquí. En este juego del que participamos desde hace tanto tiempo y en el que no reconocemos que somos la Fuente. No recordamos que somos amor, y al pensar que estamos separados, hemos creado muchísima energía oscura. Esa energía oscura que has creado es eterna, y tú mismo tienes que venir a limpiarla.

A estas alturas del juego, todos los trabajadores de la luz tenemos que venir aquí a limpiar las energías eternas que hemos generado, y así dejar esta Tierra Ascendida por siempre y para siempre. En este momento de la historia de la humanidad, en plena Era de Acuario, los que hemos venido de forma voluntaria a jugar debemos limpiar la oscuridad que hemos dejado en etapas anteriores.

Has elegido a quienes te rodean

Hemos venido para quitarnos el velo por siempre y para siempre: Ahora vamos a vivir de forma consciente y despierta, y vamos a manifestar el amor por siempre y para siempre en este plano físico. No olvides que todos los seres que están alrededor tuyo y a quienes culpas del daño que has sufrido, han sido elegidos por ti para poder despertar todos juntos.

De hecho, se han elegido mutuamente. Por lo tanto, en algún momento todos nos hemos inmolado desde otros planos para venir aquí y sufrir, esperando que en algún momento dado podamos reconocer que somos enormes seres cósmicos y que nosotros mismos estamos creando todo esto. Ese reconocimiento nos permitirá levantar el velo.

Por lo tanto, debes sentir gratitud hacia ese ser que está delante de ti; ese ser al que según tú tienes mucho que reprochar, con el que estás muy enojado y que te despierta un gran deseo de venganza. Ese ser no es el malo de la película, ni tú eres su víctima. Debes más bien agradecerle enormemente el haber bajado desde planos de altísima vibración para ayudarte a limpiar la basura que tú mismo dejaste.

En algún momento dijiste: «Tengo que limpiar todo este desastre. ¿Quién me ayuda?». Y así vienes a jugar en equipo. Somos co-creadores, por lo que tienes que pedirle ayuda a otros. Les pides que adopten un determinado papel en tu vida, para que puedas manifestar lo mismo que habías creado antes, siguiendo lo establecido por la Ley de Causa y Efecto.

Tienes que recrear lo mismo que has hecho antes para que el efecto de esa ley se manifieste y puedas por fin sanar por siempre y para siempre. Si no lo sanas en esta vida, tendrás que regresar a este plano físico a seguir jugando la ilusión de la inconsciencia.

Agradece a tus compañeros de juego su ayuda

Si aceptas la vida tal como es, sabrás que los que están junto a ti, aquellos por los que sientes tanto odio y tanta ira, están jugando contigo a propósito, para ayudarte a salir de la ilusión. En ese momento, la gratitud emana por todos tus poros. Ves al otro y piensas: «¿O sea que te estás inmolando para que yo pueda sanar, despertar y salir?».

El que se inmola por ti también sufre, y también tiene una tarea por cumplir. Tú también has hecho un pacto para inmolarte y ayudar a otros. Esto es una red. Así que agradece a los actores principales y secundarios de tu película, quienes están colaborando y co-creando contigo para que puedas limpiar lo que has dejado.

Puedes empezar a verlo todo de diferente forma y considerar: «Me estás ayudando a despertar. Tú, un ser cósmico enorme, lleno de amor, has venido a jugar conmigo y a desempeñar un papel para que yo pueda quitarme el velo». Y así la gratitud empieza a brotar desde lo más profundo de tu ser. ¿Te das cuenta por qué la gratitud nos eleva a la energía del amor?

Ven a jugar de otra manera

Cuando puedes ver esa realidad, empiezas a agradecer a ese otro que te está haciendo despertar y ser por fin amor. A eso has venido aquí, y solo así podrás vivir fuera de la ilusión. La realidad es que ya vivimos en un paraíso. Podemos venir a jugar de otra manera; podemos venir a ser felices, a tener placeres y a manifestar la plenitud del cuerpo físico con sus hermosos cinco sentidos.

En otros planos no podemos disfrutar el gusto de comer delicias, ver paisajes maravillosos, escuchar hermosas sinfonías o tocarnos como nos tocamos aquí. Es hermoso poder abrazarnos. Hemos venido a tocarnos y a sentirnos. Acepta que estás en el juego y ven a jugar de otra manera.

Puedes sentir gratitud por todos y por todo, y no sólo por los que te tratan bien. Gratitud por la carencia que has experimentado; por el trauma que has sufrido; por la enfermedad que has padecido y por el ser que te ha hecho daño. Al hacerlo, tu vida cambiará; te elevarás hasta la energía de ese amor que tanto deseas. La gratitud es una emoción tan grandiosa que te saca de la Ley de Causa y Efecto.

La gratitud te sana. Cuando empiezas a ver al otro agradeciéndole su ayuda, te arrancas el velo de la ilusión de la inconsciencia.

La gratitud nos ayuda a romper con el pasado

Sentir gratitud hacia todos nos ayuda a romper con el pasado por completo. Nos libera de la causa y el efecto y permite conectarnos con la energía extraordinaria y enorme del amor. Puedes reconocer los pactos que hiciste con todos para formar equipo y «hacernos la vida imposible». Al llegar allí, estás listo para vibrar en dicha energía.

Empieza ahora mismo a agradecer lo que ves delante de tí. No solamente lo bueno, sino también lo que consideras malo. Aquellos que te rodean son seres amorosos y cósmicos que han venido al igual que tú a jugar un papel en este plano físico para ayudarte a despertar. Y a su vez, tú has venido junto con ellos para ayudarlos.

La gratitud es precipitadora

La gratitud es una emoción tan grande y de una vibración tan alta que precipita todos tus procesos creativos. De hecho, la emoción de la gratitud es la más grande precipitadora que existe. De esta manera, cuando quieras acelerar la llegada de un proceso creativo a tu vida, aplícale la gratitud. Verás cómo eso que tú tanto deseas se manifiesta casi instantáneamente. Es enorme la acción de la gratitud como emoción precipitadora.

La gratitud es necesaria para el cambio

Total y absolutamente necesaria. Cuando empiezas a agradecerlo todo, la energía y la vibración del amor te eleva a un punto tan alto que no puedes ya dejar de seguir agradeciendo. Y precisamente esa energía del amor será el combustible que te hará dar saltos cuánticos colosales y sanar a gran escala.

El amor es la fuerza cohesiva más potente que existe en todo el Universo. Es la fuerza que nos une a la Totalidad. Así pues, empieza a sentir y a expresar tu gratitud, aunque todavía no creas del todo en esto que te he dicho. Agradece todo lo que vives. Sé perfectamente que muchas de las cosas que tendrías que agradecer son extremadamente duras, pero debes saber que todas esas cosas las has creado tú.

Si has creado circunstancias muy desfavorables, tienes un poder extraordinario. Ten en cuenta que tu superpoder opera tanto para la luz como para la oscuridad. Esto significa que si has creado muchas cosas difíciles en tu vida, debes tener el doble de cuidado. Con más razón empieza a agradecer desde ahora. Tu superpoder está manifestándose de forma imparable.

Entra en la gratitud y aplícala para crear luz, porque al unir tu superpoder con la gratitud podrás cambiarlo todo.

Obviamente, agradecer las cosas buenas es fácil y las malas difícil, pero si abres la puerta a la gratitud, verás cómo su energía no tarda en manifestarse. No te quedes en la palabra «gracias«, Deja que te inunde la emoción necesaria para provocar el cambio. Manifiesta la emoción de la gratitud de forma instintiva y sin barreras.

Decir «gracias« es bueno; te lleva a la observación en el campo cuántico de esa palabra, pero luego debes sentir esa emoción en todo tu cuerpo. Es una vibración altísima, de pura celebración. Es una emoción expansiva de alegría y gozo. En el momento mismo en que observas la energía de la gracia, ella viene a ti.

Aplica la gracia a toda resistencia

En esencia, todos queremos ser buenos, porque somos amor. Tenemos esa información en todos nuestros cuerpos y memorias, pero de pronto hacemos cosas que hubiésemos deseado no hacer. A todos nos ocurre eso. En ese momento debes aplicar la gracia: Detente y empieza a agradecer a esos seres hacia los que manifiestas resistencia, ya sea en forma de resentimiento, ira u otra emoción negativa.

En el momento en que salga de ti un grito de enojo, detente y observa al otro como el compañero de equipo necesario para que puedas jugar. Detente y aplica la gracia al sentir resistencia.

Sal del papel de víctima

Reconoce que eres participante de un juego que tú mismo has creado desde otros planos, y que ha llegado la hora de salir de él. Levanta el velo. ¿Cómo? Abandonando del papel de víctima. No lo eres, porque entraste voluntariamente al juego y le pediste a muchísimos otros seres que jugaran contigo. Agradece a tus compañeros de equipo el haber jugado tan bien que te han hecho llegar a la meta.

Gracias a que muchos se han inmolado contigo puedes limpiar la energía eterna que has generado y que ahora debes transmutar. En esta Era de Acuario, la tercera densidad se irá y solo nos quedaremos quienes hayamos terminado el juego. Vendremos a disfrutar de este paraíso que es el planeta Tierra.

Será el sitio de nuestro recreo. En este juego de la ilusión de la inconsciencia, hemos tenido que experimentar muchas cosas para que esto que ahora vamos a vivir pudiera suceder. Nos hemos creado un cuerpo físico para que nuestro ser espiritual pudiera entrar aquí. Hemos tenido muchos ensayos y muchos errores al bajar nuestra vibración desde la luz.

Hemos podido manifestar una forma física capaz de ser tocada, y eso ha sido algo grandioso. Al bajar nuestra vibración hemos experimentado esta ilusión de la inconsciencia, en la cual nos hemos sentido separados y hemos chocado unos con otros. Nos hemos odiado, nos hemos mentido y nos hemos hecho daño, pero ahora podemos elevar este cuerpo hasta una vibración superior.

La gratitud te hace ver la realidad

Seguiremos coexistiendo como cuerpos físicos, pero ya sin la frecuencia baja de todas las energías que hemos dejado por ahí; nos libraremos de esta pesada mochila que cargamos. Ya no cargaremos esa cruz que nos mostró Jesús. Hay que vaciar lo más posible esa mochila para poder vivir en este Jardín del Edén que será nuestro hogar a partir de la Era de Acuario.

Tendremos un cuerpo elevado vibracionalmente y nuestro ser cósmico ya no tendrá velo. Podremos reconocernos unos a otros y saber quiénes somos en realidad. En este plano todos somos necesarios y todos somos copartícipes. De hecho, lo somos en todos los planos, ya que todos sostenemos al Universo entero. Eres una mente cósmica que sostiene diferentes procesos creativos.

Así que ahora puedes ver a todos los que te rodean y decirles: «Gracias por todo lo que han hecho. Gracias porque me están ayudando a levantar el velo. Yo ayudaré a levantar el velo de los que están alrededor mío y que han hecho un pacto conmigo antes de venir aquí». Tu despertar ayuda al despertar de todos.

La gratitud eleva tu frecuencia vibracional

Al elevar tu frecuencia puedes empezar a eliminar de forma extraordinaria un gran número de memorias kármicas que tienes con otros seres. Cuando reconoces al otro jugador delante tuyo y levantas el velo mediante la emoción de la gratitud, vas a sanar tú y vas a sanar a todos los jugadores que están junto a tí. La gratitud no solamente eleva tu frecuencia vibracional, sino también la de todos los que están a tu alrededor.

Invoca al Elohim de la Gracia

El Elohim de la Gracia es un gran ser cósmico que coexiste con todos nosotros. Él es quien sostiene la emoción de la gratitud, así como Jesús sostiene el amor. Todos somos seres cósmicos y todos sostenemos algo con nuestra mente. Invoca al Elohim de la Gracia para que venga a ti y puedas conectar con la emoción de la gratitud.

¿Y cómo lo haces? Solamente al llamarlo y observarlo. Recuerda que en este campo cuántico tienes que observar para que las cosas vengan a tí. Pide al Elohim de la Gracia que baje hasta ti. Tiene una llama que es plateada iridiscente. Visualiza esa llama entrando por tu Chakra de la Corona e inundando todos tus átomos.

Verás cómo en cuestión de segundos cambia todo alrededor tuyo, a través tuyo y dentro tuyo. Cuando invocas a este enorme ser cósmico, no sólo baja hasta ti, sino que baja y abarca todo tu entorno y te otorga una extraordinaria sanación. Al unirte a él te conviertes en esa gratitud que tanto deseas. Tu ser cambia por completo, porque ahora la puedes manifestar plenamente.

Invoca al Elohim de la Gracia en todo momento para que puedas empezar a ver de forma diferente a todos los participantes en tu juego; a esos otros jugadores qué tan malvados se veían antes, y a los que de pronto les agradeces venir a inmolarse y a sufrir para que puedas sanar. Vibra en esa sintonía. Es extraordinariamente fácil si lo haces junto al Elohim de la Gracia. Invócalo y me contarás maravillas.

Un agradecimiento especial

Estas palabras están dedicadas a ti, que eres copartícipe y creador junto conmigo de este juego de la ilusión de la inconsciencia. Te agradezco enormemente el que estés en mi vida en este momento y en los miles de años que hemos estado juntos.

Muchísimas gracias por estar en este plano físico co-creando conmigo este juego, y muchísimas gracias por estar en otros planos como un ser cósmico enorme. Sin tí yo no estaría aquí.

Ya están abiertas las inscripciones para el Workshop: El Código de la Abundancia. Es del 10 al 13 de Enero. 100% online gratuito. Haz tu inscripción haciendo click aquí.

Si te gustó este artículo y quieres profundizar más en este tema, te recomiendo que leas el artículo anterior: Aprende a soltar